SUSCRÍBETE

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La flota gallega en Malvinas logra este año 60.600 toneladas y espera ya el nuevo puerto

Las capturas de calamar de los 16 buques bajan un 24% respecto a 2019, pero están por encima de la media de la última década - La zona portuaria será de 400 por 60 metros

Recreación de la propuesta para el nuevo puerto.

Recreación de la propuesta para el nuevo puerto. // BAM Royal Haskoning

Los grandes arrastreros gallegos que faenan en aguas de Malvinas regresan ya tras haber cerrado la segunda campaña del año el pasado 5 de octubre. Los 16 buques vuelve ya hacia a la ría de Vigo tras lograr 60.600 toneladas de calamar Loligo a lo largo del año, una cantidad que si bien es un 24% inferior a la de 2019, supone situarse por encima de la media en la última década, con lo que el sector ha dado por bueno un año tan convulso como el actual por los efectos del coronavirus. Mientras, el Gobierno de las islas prosigue con su plan para la construcción de un nuevo puerto que sustituya al actual, que como reconocen en el archipiélago "se acerca al final de su vida útil". La encargada de llevar a cabo la construcción, BAM Nuttall, transmitió a la población local su plan para la instalación, que tendrá 400 metros de largo (con amarre a ambos lados) por 60 de ancho.

Los datos que maneja el Departamento de Recursos Naturales del Gobierno isleño cifra las capturas de Loligo totales en casi 60.600 toneladas, muy alejadas de las 80.334 cosechadas un año antes o las 78.913 de 2018. Dos cantidades que, como reconocen fuentes del sector consultadas, son excepcionales. "Fue un año medio respecto a los últimos 15 años", informan las mismas fuentes, "ya que veníamos de unos años de muy alta producción y esta fue estable".

Entre ambas campañas se alcanzaron cifras de capturas similares. Y eso pese a que en esta segunda etapa los buques se encontraron con "bastante mal tiempo" . No obstante, la flota mantuvo "un promedio diario estable" y califica la campaña anual como "satisfactoria". También en el plano de la sostenibilidad (algo que vigila de cerca el Gobierno malvino), puesto que las interacciones con aves o mamíferos (como los leones marinos) fueron solventadas con los dispositivos aplicados en los últimos años. Algo ratificado por los observadores científicos que van en cada uno de los 16 buques.

El nuevo puerto

Al margen de la estabilidad en la pesca y de lo que pase con el Brexit de aquí a final de año (Malvinas es de la corona británica y se impondrían aranceles el año que viene si nada lo evita antes de enero), la flota gallega vive pendiente de otras cuestiones referentes a Malvinas. Una de ellas es sin duda el nuevo puerto que las autoridades prevén construir, algo importante no solo para los buques del calamar, sino para el resto de barcos gallegos que faenan en las islas.

La firma encargada del proyecto, BAM Nuttall, trasladó a la población isleña sus planes para la construcción, que se prevé esté finalizada en 2024. Según recoge el medio local Penguin News, responsables de BAM Nuttall y de la ingeniería Royal HaskoningDHV indicaron que el objetivo fijado para la construcción es que el extremo oeste sirva para el atraque de cruceros (con un área para aislar a los pasajeros del resto de operaciones portuarias), con puntos de suministro de combustible y otros víveres para los buques y una grúa de 100 toneladas. El extremo del este será dedicado a embarcaciones pequeñas y para el ferri que opera en las islas. El resto podrá ser empleado por los barcos que visitan las islas con más asiduidad, como los buques pesqueros o los reefer.

"El objetivo es mejorar la eficiencia del puerto y asegurarse de que se genere valor y se logre una carga y transbordo de la manera más eficiente posible", informó en el encuentro la ingeniera Claire Mansfield. En total prevén emplear a 70 trabajadores una vez se finalice el diseño final y se concluyan los estudios sobre el terreno. La ubicación será finalmente en Stanley, capital de Malvinas, y sobre la mesa continúan cuestiones como el origen de toda la piedra necesaria para llevar a cabo la obra.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats