El consejo de supervisión del fabricante alemán de neumáticos y componentes para vehículos Continental ha aprobado el plan de reorganización de la compañía hasta 2029 que afectará a unos 30.000 empleados en todo el mundo, que cambiarán sus labores, serán reubicados o despedidos. El programa afectará solo en Alemana a unos 13.000 trabajadores (con dos cierres de plantas incluidos) y tiene el objetivo de adaptarse a la situación del mercado automovilístico.