La flota gallega de la caballa se enfrenta el próximo año a un recorte de la cuota. Los científicos recomiendan que el total admisible de capturas (TAC) se sitúe como máximo en 852.284 toneladas, lo que supondrá un descenso del 14% respecto al establecido el pasado año, máximo histórico con 992.064 toneladas.

La cuota de caballa se acuerda cada año entre Islas Feroe, Noruega y la Unión Europea debido a la alta distribución de la especie de norte a sur por la fachada atlántica. La recomendación del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES, por sus siglas en inglés) establece que "la biomasa de la población reproductora ha aumentado desde 2007", pero que ha disminuido desde 2014 pese a que "la mortalidad por pesca ha bajado desde 2003".

El Galicia la flota que se dedica a la captura de caballa es la principalmente la del cerco, compuesta por unas 150 unidades, y parte de la bajura, que acostumbra a hacer pesca dirigida desplazándose al Cantábrico. Del total, España dispuso el año pasado de 34.722 toneladas.