Abanca y Crédit Agricole son socios en el negocio asegurador con una joint venture compartida incluso, así que era de esperar que las negociaciones para la compraventa de Bankoa llegaran a buen puerto sin problemas. Y así fue. La entidad gallega selló ayer la operación que le consolida como el sexto grupo financiero del país por volumen de activos y con un negocio de 93.000 millones de euros. El presidente, Juan Carlos Escotet, y el consejero delegado, Francisco Botas, firmaron ayer el traspaso del control del banco vasco en San Sebastián.

El acuerdo incluye la colaboración comercial para que los 40.000 clientes de Bankoa, que mantendrá su actual cúpula "dada su trayectoria en el sector financiero y su arraigo en el territorio", se beneficien "de las capacidades de ambos grupos". Abanca destaca la importancia que tiene la operación para reforzar su presencia en la cornisa cantábrica, zona prioritaria de su plan de expansión, y particularmente en el País Vasco, donde se ubica la mayoría de las 30 oficinas de Bankoa. "Un mercado de gran valor por su solidez financiera -señala el banco gallego en una nota- y su dinamismo económico".