La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) dice que profundizar en las reformas aumentando la edad efectiva de jubilación de 64,1 años a 66 años y aumentar la edad de cotización de 25 a 35 años supondría un ahorro de 1,4 puntos del PIB en 2050, lo que situaría el gasto en pensiones en el 12,8% del PIB, según se desprende del documento técnico presentado ayer lunes por su presidenta, Cristina Herrero.

Asimismo, estima que si se eliminara el factor de sostenibilidad, que se pondría en marcha a partir de 2023, y no se sustituyese por ningún mecanismo similar, aumentaría el gasto en 0,9 puntos del PIB (hasta el 15,9%).

Por otro lado, en un escenario base, con la entrada de todas las reformas paramétricas de 2011 y la aplicación del factor de sostenibilidad, AIReF estima que en el año 2050 el gasto en pensiones podría situarse en un 14,2 % del PIB, lo que supone un incremento de 3,3 puntos desde el nivel actual.

Proyecciones

Según las proyecciones presentadas ayer, este incremento del gasto refleja el envejecimiento en España que en 2050 tendría 54 millones de habitantes, con una población en edad de trabajar por encima de los 30 millones, lo que duplicaría la tasa de dependencia (población de más de 66 años dividida entre la de 16 a 66 años) del 26% actual al 53% en 2050. O lo que es lo mismo, habría dos trabajadores cotizantes por cada pensionista.