Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La banca europea negocia alargar la moratoria hipotecaria

Las entidades españolas han aplazado hasta 1,2 millones de créditos

La Autoridad Bancaria Europea (EBA, en inglés) valora extender el régimen especial sobre moratorias de crédito con respaldo público y sin él más allá del 30 de septiembre, como apoyo a las medidas para limitar el impacto económico de la pandemia del coronavirus, según informaron fuentes financieras. La EBA publicó el 2 de abril sus directrices sobre el tratamiento de las moratorias públicas y privadas, que establecieron que la aplicación de una moratoria motivada por el Covid-19 no conllevaría la reclasificación de la operación como refinanciación o reestructuración, de manera que los créditos de los prestatarios con un buen comportamiento de pago que tengan dificultades de liquidez no requerirían provisiones adicionales para las entidades financieras.

A raíz de esta flexibilidad contable, las patronales bancarias llegaron a un acuerdo para que los afectados por la crisis pudieran solicitar un aplazamiento en sus pagos de hasta nueve meses, frente a los tres meses que concedía la moratoria del Gobierno. Este acuerdo vence el 29 de septiembre, un día antes de que finalicen las directrices de la EBA.

Las entidades financieras españolas han concedido alrededor de 1,2 millones de moratorias hipotecarias y no hipotecarias a los afectados por la crisis del coronavirus (7% del total del préstamo vivo), incluyendo tanto las moratorias legislativas que aprobó el Gobierno en su plan de medidas por el Covid, como los acuerdos sectoriales alcanzados por las patronales financieras.

Fuentes financieras han asegurado que nada cambiará a partir del 30 de septiembre para los clientes, que podrán seguir pidiendo a sus bancos aplazamientos en sus créditos, aunque ya sería fuera del régimen especial de la EBA -si no se prolonga- y los préstamos se clasificarán caso por caso, lo que previsiblemente afectará a la calidad crediticia de las entidades.

La prolongación de la crisis da pie a la extensión de las ayudas sociales aprobadas para mitigar los efectos de la crisis. El 1 de octubre muchos hogares dejarán de ser beneficiarios del bono social y podrán ser privados de sus suministros energéticos. Los últimos datos de septiembre, del Boletín de Indicadores Eléctricos de la CNMC, con cifras de febrero a abril, muestran que el número de beneficiarios del bono social aumentó: 1.271.352 puntos de suministros.

Compartir el artículo

stats