Los trabajadores de Alcoa San Cibrao se encerraron ayer en los ayuntamientos lucenses de Xove y Viveiro en la antesala de la última mesa negociadora que debe decidir si la multinacional vende a Liberty. Esta se celebra mañana en el Pazo de Cea de Nigrán. "La única solución es que vendan la fábrica y se dé una continuidad al empleo en la comarca. El resto, no se puede valorar", aseguró el presidente del comité de empresa, José Antonio Zan.

"No se puede permitir que una comarca entera se vaya al traste por los caprichos de una empresa que está muy lejos de aquí", aseveró el representante de los trabajadores, que reivindicó que "de este conflicto solo puede salirse con la continuidad" de la factoría en funcionamiento. "No vamos a aceptar paro de cubas", apostilló.