El Concello de As Pontes considera que el plan presentado por Endesa para el desmantelamiento de la central térmica "desvirtúa y aligera" el impacto que tendrá su cierre para el municipio y la comarca. Así figura en las alegaciones presentadas por el ente municipal que dirige el regidor Valentín González Formoso al proyecto de evaluación ambiental para el cierre de la central.

El documento, elaborado por técnicos y expertos municipales, demanda que el plan de desmantelamiento de la térmica sea autorizado a través de un procedimiento ordinario y no simplificado. "El plan de Endesa desvirtúa y aligera el impacto que el cierre de la central térmica tiene sobre nuestro municipio y la comarca", señaló la concejala de Industria, Ana Pena. Ésta destaca que la central supera los 300 MW y su impacto es de "entre 1.000 y 1.400 empleos directos e indirectos", además de suponer "casi 7 millones de recaudación en las arcas municipales" y rondar los 25 millones en generación de economía en la comarca cada año.