Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La flota de NAFO contará con menos de 1.500 toneladas de bacalao para todo 2021

La pesca de la especie estará vedada durante el primer trimestre para ayudar a su conservación - El cupo de fletán baja en 400 toneladas

El "Ana Gandón", que faena en NAFO, saliendo este año de Cangas. // Santos Álvarez

El "Ana Gandón", que faena en NAFO, saliendo este año de Cangas. // Santos Álvarez

La reunión anual de la Organización de Pesquerías del Atlántico Noroeste (NAFO) finalizó ayer dejando un sabor agridulce a la flota gallega. Por un lado, hubo "más o menos" una estabilidad en las cuotas de las principales especies, gallineta y fletán, de cara a 2021; por otro, se consumó el tijeretazo, que se quedará en solo 1.500 toneladas frente a las 8.531 disponibles para este año, lo que deja a España solo 376 toneladas. "Hubiesen estado mejor unas 3.000 o 5.000 toneladas, pero por lo menos no se cerró la pesquería", explicaba ayer el gerente adjunto de la Cooperativa de Armadores de Vigo (ARVI), Edelmiro Ulloa. Junto al recorte, las partes contratantes de la organización acordaron también una serie de medidas enfocadas a la conservación de la especie, incluida una veda durante el primer trimestre del año.

La situación del bacalao (de la zona 3M, la situada más al oeste de Canadá) centró las reuniones celebradas por vía telemática debido a la pandemia del coronavirus. El equipo científico de NAFO había propuesto una reducción del TAC del 87,5%, hasta las 1.000 toneladas, lo que supondría que la veintena de arrastreros gallegos que figuran en el censo (publicado por el BOE) tendría que repartirse la cantidad con el resto de países interesados.

Finalmente, la bajada fue del 82,4%, 1.500 toneladas, "una cantidad pírrica" para Ulloa.

Además del recorte también se adoptaron una serie de medidas a propuesta de la Unión Europea, empezando por una veda en enero, febrero y marzo. "Se acordó el cierre del primer trimestre del año para pesca dirigida al bacalao para facilitar el desove", comentó Ulloa. A esto se sumará "la utilización de rejillas para aumentar la selectividad" cuando sí se pueda realizar pesca dirigida y "un control en las descargas". "Es mejor eso que un cierre, porque si luego se quisiera reabrir a lo mejor costaba 15 años", lamentó.

Resto de especies

Tanto el gerente adjunto de ARVI como otras fuentes consultadas del sector indicaron que en el resto de las especies se dio una cierta estabilidad de acuerdo a lo propuesto en un primer momento, si bien es cierto que en el caso del fletán la cuota se redujo en unas 428 toneladas desde las 16.926 disponibles para este año (un 2,5% menos). De esa cantidad a España le corresponden 4.532 toneladas.

En cuanto a la raya, pescada habitualmente por la flota española, el TAC de 7.000 toneladas quedó como estaba, lo mismo que en el caso de la gallineta de la zona 3M (8.590 toneladas) y 3O (20.000), de la pota (34.000) o el camarón (2.640). Tampoco hubo variación en lo referente a stocks en los que España no tiene cuota: gallineta en las divisiones 3 LN, mendo y limanda. "Todas las recomendaciones fueron aceptadas salvo esas excepciones", explicó por su parte Iván López, presidente de la asociación de bacaladeros, Agarba.

España estuvo representada en la reunión anual por la directora general de Pesca Sostenible, Isabel Artime. Desde el Ministerio se informó ayer de que también se tomaron medidas para la protección del medio marino, como zonas cerradas a la pesca de fondo para proteger ecosistemas marinos vulnerables o la inclusión de los corales negros como especies indicadoras de su presencia. "La asamblea general ha ratificado el compromiso de NAFO con el enfoque ecosistémico en la gestión de la pesca, incentivando la labor de sus grupos de trabajo para alcanzar este objetivo", señaló el Ministerio en una nota.

Compartir el artículo

stats