El Corte Inglés donó alimentos a diversas entidades benéficas que permitieron ayudar a más de 11.000 familias el pasado año. Se trata de más de 1.038.000 kg de alimentos en perfecto estado que no llegaron a comercializarse y que fueron repartidos entre numerosos hogares. Una iniciativa solidaria que persigue un mejor aprovechamiento de los alimentos, su redistribución y concienciación. Esta acción forma parte del plan que la compañía tiene sobre desperdicio alimentario.