El consejo de administración de Seat nombró ayer a Wayne Griffiths como nuevo presidente. El vicepresidente comercial hasta ahora de la marca se enfrentará a retos como devolver la compañía a la senda del crecimiento tras el impacto del Covid, para lo que aspira a convertir en "muy relevantes" las marcas Seat y Cupra a partir de nuevos productos. Con el nombramiento se cierra un período de interinidad pilotada por Carsten Isensee desde la marcha de Luca de Meo hace ocho meses.