Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Portugal aviva el crecimiento de Abanca y aporta ya casi uno de cada diez euros del negocio

- El margen de la filial lusa recuperó en junio los niveles precovid - La red del Deutsche costó 10,5 millones y 19,1 el Caixa Geral

Exteriores de una oficina de Abanca en Lisboa.

Exteriores de una oficina de Abanca en Lisboa. // Abanca

Como arterias que son de la economía, toda crisis reserva un especial protagonismo a los bancos, a veces en el papel de villanos y otras como los buenos de la película. Sucedió en la doble recesión que estalló en 2009. Una parte del sector fue directamente responsable del crack por el enorme lastre de activos sobrevalorados y el récord de morosidad acumulado durante la burbuja del ladrillo y arrastró al resto de entidades a una auténtica reconversión que sí le permite ser parte de la solución y no un problema para encarar el golpe de la Covid-19 en la actividad. Abanca ejemplifica todo lo sucedido entonces y lo diferente que es la situación ahora, reforzado como primer banco de Galicia y cada vez más ibérico. Incluso en plena pandemia, Portugal le deja un grato sabor de boca.

El primer semestre acabó con cerca de 88.700 millones de euros de negocio y un crecimiento del 11,6% en recursos de clientes, unos 49.660 millones. "La integración de los negocios adquiridos ha resultado clave en estas cifras, gracias al buen desempeño que está mostrando tanto el negocio de Abanca Portugal como la red comercial adquirida a Banco Caixa Geral", señala Abanca en su informe semestral auditado. Sin tener en cuenta su última operación en el país vecino, la entidad elevó un 6,4% el crédito, un 7,7% los depósitos y un 5% los recursos totales en el mercado luso, que representa ya el 8,4% del resultado.

El margen básico de Abanca Portugal recuperó en junio los niveles precovid y la producción de fondos de inversión aumentó respecto a mayo en 26 millones de euros, como detalla su informe. El crédito a empresas alcanzó el 140% del objetivo marcado. "Abanca Portugal -remarcan sus responsables- se mantiene como eje estratégico de la entidad".

La compra de la red minorista del Deutsche Bank en Portugal costó 10,5 millones de euros y 19,1 millones el Banco Caixa Geral, revela Abanca, que destinó casi 300 millones a la adquisición de sus dos líneas de seguros. Es esta, precisamente, una de las patas fundamentales para este ejercicio convulso.

En el segundo semestre, "además de avanzar en la ejecución del plan estratégico 2018-2o, la entidad seguirá poniendo el foco en una gestión anticipada del riesgo asociado al deterioro macroeconómico, en ejecutar los planes de eficiencia y reducción de costes definido en el primer semestre y focalizar esfuerzos en la normalización de la actividad comercial y el desarrollo de líneas de negocio menos afectadas por la pandemia como los seguros", apunta la entidad, que subraya la importancia de que en el mes de junio se batieran los datos en financiación y ventas de "producto de valor" de un año antes y la morosidad (2,7%) siga más baja que a finales de 2019.

Compartir el artículo

stats