Un total de 108 proyectos en 45 provincias optarán a ayudas para impulsar el despliegue de banda ancha en las zonas rurales y menos pobladas de España. Así lo avanzó ayer la Vicepresidenta Tercera y Ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, que explicó que la convocatoria de 2020 del Programa de Extensión de la Banda Ancha de Nueva Generación (PEBA-NGA) contará con un importe máximo de 150 millones de euros para garantizar la conexión a internet al 100% del territorio. Eso no sólo servirá para que esas zonas rurales puedan desarrollar su potencial económico y social sino también para poner los pilares de la digitalización económica. Durante su intervención en el 34 Encuentro de la Economía Digital y las Telecomunicaciones, Calviño remarcó que España cuenta con una banda ancha más avanzada que la otros países vecinos como Alemania, Francia o Italia.

La vicepresidenta hizo un llamamiento a las empresas a aprovechar la urgencia desencadenada por la pandemia del covid-19 para comprometerse a transformar los fondos europeos en la digitalización de la economía española. "El futuro de nuestra vida pasa por lo digital", apuntó. El Gobierno ha puesto en marcha 20.000 millones de euros para impulsar esas medidas de digitalización, 15.000 millones de los cuales provienen de fondos europeos. Calviño espera que, en cálculos conservadores, la empresa privada aporte otros 50.000 millones de inversión con el mismo objetivo.

Más allá de su golpe económico y social, la crisis "nos ha traído la conciencia de que debemos acelerar la digitalización", pues se calcula que el 2021 alrededor del 40% del PIB europeo ya estará digitalizado. Para ello, es "indispensable" la colaboración público-privada. "La digitalización es un proyecto de país", remarcó.

Para Calviño, la crisis económica y social causada por el virus también ha permitido "intensificar el proceso de digitalización de nuestro país", algo que expone fortalezas y debilidades del actual sistema. En las primeras hay la resistencia de las redes de telecomunicaciones, el auge de los servicios de televisión a la carta o la digitalización de la educación y de la sanidad. En las segundas, el país encara retos como garantizar el acceso a las novedades y evitar brechas en la educación online o el telebtrabajo, crear empleo que no excluya socialmente.

Calviño expuso su compromiso con seguir liderando en Europa el despliegue de la tecnología 5G, así como reforzar las competencias digitales de las ciudadanos de cara a un nuevo mercado laboral digitalizado. Estos son algunos de los objetivos del plan España digital 2025 del Gobierno, que también contempla una mayor digitalización y modernización de las administraciones públicas, de las pequeñas y medianas empresas y de las start-ups del país, así como la transformación de sectores estratégicos como la movilidad, el agroalimentario, el turismo, el comercio, la energía o la salud. Para ello, han puesto en marcha hasta 100.000 millones de créditos ICO.