Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cruceros en dique seco

Las previsiones apuntan a unas pérdidas de 25.000 millones de euros a nivel mundial para el sector

El "Royal Princess", en construcción en Fincantieri. // Fincantieri

La compañía de cruceros MSC ha vuelto a posponer la salida de cruceros por la pandemia de coronavirus. La compañía, que se había mostrado hasta ahora como la más proactiva del sector en el intento de vuelta a la normalidad, ha tenido que rendirse a la gravedad de la situación. Según un comunicado en su página web, "a raíz de la emergencia de salud global del virus covid-19, en MSC Cruceros hemos decidido ampliar la suspensión de todos nuestros cruceros hasta el 31 de octubre del 2020".

Aunque no se descarta que buques de MSC y Costa Cruceros intenten alguna salida antes de final de año, lo cierto es que las tentativas de normalidad han sido un fracaso y con riesgos inasumibles por parte de las compañías y los clientes. La mayoría de las grandes embarcaciones permanecen fuera de servicio, atracadas en puertos de todo el mundo y es poco probable que vuelvan a navegar hasta el 2021, según la mayoría de los expertos. Sobran los barcos y faltan los viajeros.

En junio pasado, el gigante de cruceros Carnival Corporation anunció planes para retirar al menos seis cruceros de su flota por las pérdidas. El operador británico Cruise and Maritime Voyages entró en bancarrota en junio. Holland America anunció planes para deshacerse de cuatro de sus 14 barcos.

El sector de los cruceros en Europa representa un volumen de negocios de 14.500 millones de euros al año y cerca de 53.000 empleos, según la Asociación Internacional de las Compañías de Cruceros (CLIA), que estima en cerca de 25.500 millones de euros las pérdidas generadas en Europa debido a la interrupción de los cruceros.

Compartir el artículo

stats