El producto interior bruto francés (PIB) cayó un 13,8 % en el segundo trimestre, tras un retroceso del 5,9 % en el primero, informó este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INSEE), que confirmó sus previsiones de julio. Ese descenso ratificado en su informe de coyuntura es el mayor de la economía francesa desde que empezó la serie histórica en 1949.