04 de agosto de 2020
04.08.2020
Faro de Vigo

España pide 20.000 millones a la UE para poder afrontar la financiación de los ERTE

El mecanismo es el SURE, un programa especial para mitigar los riesgos del desempleo por el Covid - El importe final dependerá de las cantidades solicitadas por otros países

04.08.2020 | 00:35
La vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño.

El Gobierno de España ha sido el primero en solicitar a la Comisión Europea una ayuda -de 20.000 millones de euros- para financiar el gasto derivado de las prestaciones de desempleo de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) del que han tenido que tirar las compañías para hacer frente a la caída de su negocio. También quiere usar parte de ese enorme montante económico para financiar los salvavidas -en forma de planes de ayuda- que durante estos meses de pandemia sanitaria ha tenido que lanzar para poder rescatar la actividad de los autónomos. Algunas estimaciones señalan que en el punto más alto de la crisis -en mayo- el Ejecutivo tuvo que desembolsar 5.000 millones para pagar esas prestaciones por desempleo. Luego, ese gasto mensual fue desinflándose a medida que la economía volvía a ponerse en marcha y los trabajadores iban abandonando los expedientes de regulación y reincorporándose a sus trabajos. Hace solo unos días, la Autoridad Fiscal calculaba que el coste de los ERTE para las arcas nacionales supondrá entre 23.000 y 25.000 millones.

Mediante esta petición, el ministerio de Asuntos Económicos de Nadia Calviño quiere sacar tajada del llamado programa europeo SURE, para dar apoyo a aquellos trabajadores que hayan perdido su empleo fruto de la crisis del coronavirus. Los países tienen hasta el viernes para solicitar el dinero que quieran captar de este fondo, las estimaciones de Bruselas pasan porque haya 18 países que soliciten este subsidio y que movilizará unos recursos máximos a nivel comunitario de 100.000 millones de euros y se financiará con emisiones de deuda de la Unión Europea en el mercado.

La Comisión Europea se limitó ayer a señalar que va a estudiar la petición del Gobierno de España y que el reparto del dinero se realizará a mediados de mes. "Evaluaremos todas las solicitudes formales", señaló un portavoz del Ejecutivo comunitario. El Gobierno español confía en recibir el primer tramo del futuro préstamo en otoño, un plazo compatible con el calendario que fija el reglamento de este fondo comunitario. El préstamo para cada país que lo solicite debe ser aprobado por el resto de Estados miembros sobre la base de una propuesta anterior de la Comisión Europea. Para elaborarla, Bruselas debe consultar al socio interesado para verificar que ha registrado un "aumento repentino y grave" del gasto público previsto para financiar programas como los ERTE o las ayudas para los trabajadores autónomos. Después, el Consejo de la UE (formado por los países miembro) adoptarán una decisión aprobando el préstamo en la que también quedará fijado su importe, el vencimiento medio máximo, la fórmula para calcular el tipo de interés, el número máximo de plazos y el periodo de disponibilidad, entre otras cuestiones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook