Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia se aleja de las locomotoras del crecimiento de la economía del país

El PIB autonómico avanzó un 1,9% en 2019 y acumula cuatro años de incrementos inferiores al conjunto del Estado - Navarra, Madrid, Valencia y Murcia tiran de la actividad

Galicia se aleja de las locomotoras del crecimiento de la economía del país

Galicia se aleja de las locomotoras del crecimiento de la economía del país Hugo Barreiro

La retahíla de rebrotes de coronavirus que hacen temer una segunda ola de la pandemia sin ni siquiera esperar al temido otoño plagan de incertidumbre el corto plazo para la salud pública y la economía. Por si había pocas interrogantes ya ante lo inédito de la situación, los expertos tiemblan con el jaque que un nuevo confinamiento masivo supondría para la actividad. Lo ocurrido en marzo, abril y casi todo mayo deja pocas dudas sobre las consecuencias. En Galicia, por ejemplo, la producción industrial se llegó a desplomar un 43%, un 40% la facturación del comercio sin contar la alimentación y un 56% las exportaciones. Se destruyeron 42.600 empleos y otros 200.000 trabajadores pasaron por un ERTE temporal. En algunos de estos casos, la comunidad fue la peor parada de todo el país, aunque su menor dependencia del turismo -particularmente de los visitantes extranjeros-, el estreno de la llamada "nueva normalidad" y el giro que empezaba a vislumbrarse en algunos de sus sectores estratégicos abre la puerta a que la recuperación tarde menos en notarse. Incluso el Foro Económico de Galicia no descarta que, si la Covid-19 no vuelve a paralizarlo prácticamente todo, la caída del Producto Interior Bruto (PIB) regional esté más cerca del escenario menos pesimista (retroceso del 8,5%) que del intermedio (12,7%).

El "efecto demoledor" de otra limitación estricta de movimientos supondría un bocado del 18,9% a la economía gallega, que no llegó hasta esta crisis en la mejor de las formas posible. El tiempo ha demostrado que la autonomía no tiene aquel supuesto "plus de resistencia" del que tanto se habló durante la doble recesión. El crecimiento el pasado 2019 se quedó en el 1,9%, según el balance publicado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Van cuatro años consecutivos avanzando por debajo del conjunto del país.

Ni con la décima más que el INE da en comparación con el cálculo del Instituto Galego de Estatística (IGE) el PIB regional se acerca a las grandes locomotoras del crecimiento en España. Navarra lidera el estirón del pasado año: 2,8%. Le siguen Madrid (2,5%), Comunidad Valenciana y Murcia (2,3%) y Andalucía (2,1%). El incremento estatal fue del 2%.

Durante la pasada doble recesión, Galicia registró exactamente la misma caída que el total del país. Entre 2009 y 2013, el recorte en ambas fue del 8,8%. Desde el cambio de ciclo en 2014, en cambio, la economía española acumula un ascenso del 15,5%, medio punto más que Galicia (15%). Murcia (19,5%), Baleares (18,8%), Madrid (18,5%), Navarra (16,9%), Cataluña (16,1%) y Comunidad Valenciana (16%) tiraron de la recuperación en los últimos cuatro años. La otra cara de la moneda son La Rioja, donde el PIB aumentó un 10,1%; Castilla y León (9,8%); y, sobre todo, Asturias (9,4%). Una clara radiografía de las tres velocidades diferentes a la que se mueve la actividad en España.

Los 64.865 millones de euros a precios corrientes del PIB gallego se mantienen en el eterno 5,2% del total de la economía española. Madrid se sitúa en la cabeza (19,3%) porque Cataluña (19%) no pudo consolidar el histórico liderazgo que recuperó en 2018.

Compartir el artículo

stats