Volvo Car Group registró unas pérdidas netas de 1.171 millones de coronas (113,6 millones de euros al cambio actual) en la primera mitad del año, en comparación con las ganancias de 3.398 millones de coronas (329 millones de euros) de dicho período del año anterior.

La firma sueca explicó en un comunicado que estos 'números rojos' semestrales son consecuencia de la pandemia del coronavirus y de su efecto sobre la economía global, aunque prevé que su negocio se recupere durante la segunda mitad del año.

Entre enero y junio de 2020, Volvo Cars contabilizó una cifra de negocio de 111.759 millones de coronas (10.850 millones de euros), lo que se traduce en una disminución del 14,1% en la comparativa con dichos meses del año pasado.

Las pérdidas operativas de la empresa se situaron en 96 millones de euros en el primer semestre, frente a los 'números negros' de 535 millones de euros del mismo período del año previo.

Además, Volvo Cars contabilizó un beneficio bruto de explotación (Ebitda) semestral de 662 millones de euros, lo que supone una fuerte disminución del 48,7% en la comparativa con los mismos meses del ejercicio previo.