Los accionistas del grupo de aerolíneas Lufthansa aprobaron ayer en una junta extraordinaria el rescate estatal de la compañía con 9.000 millones de euros del Gobierno alemán para que la compañía haga frente a la crisis del coronavirus y sin el cual se hubiera tenido que declarar insolvente.