Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La economía gallega deja de ingresar 500 millones por el desplome exportador

Las ventas a otros países bajaron casi un 27% en marzo, arrastradas por el desplome del textil | La industria alimentaria dispara su negocio exterior con un 73% más en la conserva

El muelle de Guixar del puerto de Vigo. // Marta G. Brea

El muelle de Guixar del puerto de Vigo. // Marta G. Brea

En una pandemia global, sin fronteras posibles al coronavirus, la exportación tiene las manos atadas para funcionar de locomotora de la economía de Galicia como sucedió en la pasada doble recesión. El Covid-19 lo paralizó todo. La producción, pero también la demanda. Aquí y en el resto de mundo. Ya en febrero se empezaron a notar los efectos en el comercio internacional. China era en aquel momento el epicentro del coronavirus y las exportaciones de las empresas de la comunidad al país asiático bajaron cerca de un 40%, a pesar del vertiginoso incremento del 644% en las ventas de leche y productos lácteos, coincidiendo con el repunte que luego vimos aquí del gasto en alimentación durante el confinamiento.

Justo lo contrario que en el textil, producto estrella hasta ahora de la cesta made in Galicia para China, con un desplome del 96%. El sector de la moda vuelve a tener mucho que ver en la evolución del comercio internacional de la región en marzo, cuando el virus se extendió a medio mundo. Las exportaciones rondaron los 1.357 millones de euros, lo que supone un descenso anual del 26,7%, con 500 millones menos. Fue el peor mes desde agosto de 2015 y el marzo con el negocio exterior de Galicia más flojo en la última década, según los datos publicados ayer por la Secretaría de Estado de Comercio y el Instituto Galego de Estatística (IGE).

La de Galicia es la mayor caída entre las autonomías, todas en números rojos en marzo. El saldo exportador del conjunto del país alcanzó los 21.769 millones de euros, un 14,5% por debajo del mismo mes del pasado ejercicio. Por su peso en la tarta del comercio internacional, destacan también los descensos de País Vasco (21,8%), Madrid (19,4%) y Cataluña (13,2%). El acumulado trimestral entra en terreno negativo, con un retroceso del 3%. También lo hace en Galicia, que venía experimentando una leve mejoría en el arranque del año después de abandonar en 2019 la sucesión de máximos históricos en la exportación. Las ventas fuera de las empresas gallegas se situaron en 4.921 millones de euros tras un recorte del 4,5% en comparación con el volumen de enero a marzo del ejercicio anterior.

La falta de fuelle de las exportaciones se notará en los datos del Producto Interior Bruto (PIB) regional que el IGE dará a conocer la próxima semana. Y el balance del siguiente mes, abril, será todavía más duro porque recoge un mes entero con el golpe del Covid-19 y la hibernación extra de la actividad para reducir al mínimo posible los movimientos aprovechando los festivos de Semana Santa. De hecho, el análisis de marzo no refleja todavía la parálisis de la automoción, que asumió ese mes el liderazgo de las exportaciones gallegas: 373 millones de euros, con solo un 9% de caída.

Haz click para ampliar el gráfico

Las ventas del textil se derrumbaron más de un 48%, hasta los 227,5 millones de euros. La moda y el motor suman habitualmente cerca de la mitad del negocio internacional de Galicia, por lo que el jaque a cualquiera de los dos sectores es una herida abierta en la economía regional. La disminución en animales fue del 14%, con 126 millones de euros. A las puertas del tercer puesto (122,5 millones) se quedó la industria alimentaria, una de las pocas excepciones en las caídas. Todo lo contrario: la facturación exterior en su caso se disparó un 49,6%, gracias, sobre todo, a las conservas: 104 millones de euros, un 73% más que en marzo de 2019.

Compartir el artículo

stats