Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nissan, ¿primera víctima industrial en España?

La sombra del cierre vuelve a planear sobre la planta catalana de Nissan, cuya continuidad, al igual que ocurrió hace una década, está en entredicho tras el anuncio de la multinacional japonesa de reorientar su producción hacia Japón, Estados Unidos y China. En juego están 3.000 empleos y un pequeño porcentaje de las ventas de los proveedores gallegos. Nissan-Barcelona lleva años bordeando el cierre. Sin nuevos modelos, a principios de año la planta de la zona franca catalana trabajaba al 20% de su capacidad industrial instalada, con unos ratios de rentabilidad inasumibles para el consorcio nipón. Y la puntilla fue el avance que Reuters adelantó esta semana sobre los planes de negocio de Nissan para los próximos años, que priorizan no solo la reducción de costes, sino una racionalización de las operaciones en función de la rentabilidad de las plantas. Por comparar, nada tendría que hacer Nissan-Barcelona con la planta de Sunderland, cuna de los multiventas Qashqai, y uno de los centros más automatizados de Europa. Como medida de precaución, los trabajadores de Nissan en España han iniciado una huelga para obligar al grupo a confirmar sus planes.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats