Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La renta básica llegará a un millón de hogares con una cuantía "significativa"

El ministro Escrivá asegura que la medida, que evidencia nuevas grietas y descoordinación en la gestión de la crisis por parte del Gobierno, podría llegar a tres millones de españoles

Sánchez e Iglesias, en la última sesión de control al Gobierno. // Ballesteros

Sánchez e Iglesias, en la última sesión de control al Gobierno. // Ballesteros

El ingreso mínimo vital o renta básica para la población más vulnerable y sin ingresos que prepara el Gobierno beneficiará a un millón de hogares y estará disponible "en unas semanas", según la estimación realizada ayer por el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá. El viepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, precisó que comenzará a aplicarse el mes próximo.

Aunque esta renta básica se asignará por hogares y no por personas, según declaró Escrivá a la Cadena Ser, su Ministerio estima que, del millón de unidades familiares que se beneficiarán, el 10% serán monoparentales y el 50%, familias con niños. Se estima, como media estadística, que unos tres millones de personas mejorarán su renta y capacidad adquisitiva cuando el ingreso vital entre en vigor. Y aunque no precisó el importe de esta ayuda ni el monto total, el titular de Seguridad Social avanzó que "serán significativos".

El vicepresidente Iglesias había reclamado días atrás que, de demorarse la aplicación de la renta básica definitiva pactada por los dos partidos del Gobierno, debería ponerse en marcha a la mayor brevedad una solución transitoria para que las familias más desfavorecidas pudieran hacer frente ya al rigor de la crisis sobrevenida por la pandemia y la clausura temporal de muchas actividades económicas. El ministro Escrivá consideró ayer preferible implantar la solución definitiva, cuyo anuncio -dijo- "puede ser inminente". "Se está trabajando a marchas forzadas para llevar a cabo la medida porque es "una necesidad absoluta y un compromiso de legislatura del Gobierno". "Pero no tiene sentido que sea una medida puente" porque una solución transitoria, dijo, "llevaría el mismo trabajo técnico que diseñar la solución definitiva".

El anuncio oficial de la renta mínima, sus características y dotación económica están pendientes, según Escrivá, de perfilar algunos detalles y a la espera de que se termine de "cruzar la información de la Seguridad Social con la de la Agencia Tributaria", a lo que hay que sumar otras estimaciones ("hay que hacer cálculos y depuraciones") porque las personas de muy baja renta están eximidas de tributar por IRPF y "faltan datos".

Pablo Iglesias expresó que equipos técnicos de los dos ministerios están trabajando conjuntamente y recordó, entrevistado por La Sexta, que se mantiene el compromiso de que se pueda cobrar en mayo, como pactaron él y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Fuentes cercanas a Derechos Sociales habían informado que se anunciaría ayer, pero Escrivá explicó que se hará de modo "inminente". Iglesias dijo que la renta básica es "una medida social y de eficiencia económica porque el dinero que perciban las clases muy modestas no irá a paraísos fiscales ni a ahorro, sino a consumo, por lo que también se beneficiarán empresas, pymes y autónomos" por el aumento de la demanda interna.

La descoordinación

En todo caso, esta medida evidenció ayer de nuevo una falta de coordinación en el Ejecutivo. Fue a última hora del miércoles cuando desde la cartera que comanda Iglesias se avanzó el pacto para la puesta en marcha del ingreso mínimo vital. No solo eso, sino que esta iniciativa sería presentada en rueda de prensa por el propio Iglesias con Escrivá. Sin embargo, este último admitió haberse enterado "por la prensa", y enfrió las posibilidades de que esa comparecencia conjunta fuese a tener lugar. A renglón seguido el también líder de Podemos admitió esos fallos en la "comunicación".

"En este caso la comunicación la podríamos haber hecho mejor. Lo razonable era que Escrivá y yo saliéramos a contar un acuerdo que es muy importante... Y también para acallar las voces que diariamente tratan de sembrar dudas sobre las divisiones del Gobierno", dijo en declaraciones a La Sexta. Unas diferencias que él mismo ha admitido y que se fundamentaban en "los tiempos", según explicó, pues la complejidad de la renta mínima dificultaba su aplicación inmediata, y por ello Iglesias, de acuerdo a su versión, pedía la instauración de una ayuda "puente" para las familias más necesitadas.

"Había un debate sobre los tiempos. No era una cuestión menor", ahondó el vicepresidente, que defendía la creación de ese otro mecanismo temporal, "si era imposible" tener pronto la ayuda definitiva. "El martes, Pedro Sánchez y yo tuvimos una conversación y lo resolvimos", resumió Iglesias, que aseguró que el acuerdo con el presidente incluye que la renta empiece a funcionar en mayo y que él y su equipo se dejarán la piel para que se empiece a cobrar "lo antes posible". "A partir de ahora hay un trabajo muy difícil, con el Ministerio de Inclusión con Escrivá a la cabeza, para que la norma esté lista en mayo y la gente pueda llenar la nevera", zanjó Iglesias para acto seguido dar las gracias al presidente por su sensibilidad.

Compartir el artículo

stats