14 de abril de 2020
14.04.2020
Faro de Vigo
Datos FMI

EEUU y la eurozona sufrirán las recesiones más duras desde la Gran Depresión

El PIB de Estados Unidos caerá un 5,9% y el de la zona euro un 7,5%, según los datos del FMI

14.04.2020 | 14:47
La economía mundial caerá fuertemente.

El impacto de la pandemia de Covid-19 y de las medidas de contención implementadas arrastrarán a la práctica totalidad de las economías mundiales a la recesión en 2020, con particular intensidad en los países desarrollados, donde la eurozona y Estados Unidos registrarán una caída del PIB del 7,5% y del 5,9%, respectivamente, según las nuevas previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

En la última edición de su informe 'Perspectiva Económica Mundial', la institución internacional advierte de que la crisis actual, a la que denomina 'Gran Reclusión', "no es como ninguna anterior" y tendrá un impacto mucho mayor que la provocada por la Gran Recesión durante la crisis financiera de la pasada década.

Los efectos adversos de la pandemia en la economía serán generalizados y ninguna economía desarrollada logrará esquivar la recesión, incluyendo todas las europeas y americanas, así como Japón, Corea del Sur o Australia, mientras que la mayor parte de las emergentes y en desarrollo también sufrirán caídas del PIB, salvo un puñado de excepciones como China (+1,2%), India (+1,9%) o Indonesia (+0,5%).

De este modo, el FMI augura una caída del PIB de las economías avanzadas del 6,1% en 2020, que se recuperará solo en parte en 2021, con una expansión del 4,5%, frente al pronóstico de crecimiento del 1,6% en ambos ejercicios del pasado mes de enero.

En el caso de las economías emergentes y en desarrollo, las nuevas previsiones del FMI apuntan a una caída del PIB del 1% en 2020, pero un fuerte rebote del 6,6% en 2021, en comparación con las anteriores proyecciones de expansión del 4,4% y del 4,6%, respectivamente.

Una recesión histórica

En el caso de la eurozona, las nuevas previsiones del FMI apuntan a una contracción récord del PIB del 7,5% en 2020, con una recuperación del 4,7% en 2021, en contraste con el pronóstico del pasado mes de enero, cuando el Fondo anticipaba una expansión del 1,3% y del 1,4% respectivamente.

Entre las principales economías del bloque del euro, Italia y España son las que salen peor paradas en la revisión, con caídas del PIB del 9,1% y del 8%, respectivamente, cuando el pasado mes de enero el FMI preveía para 2020 un crecimiento del 1,6% para España y del 0,5% para Italia. De cara a 2021, la institución proyecta un rebote del 4,8% de la economía italiana y del 4,3% en el caso de la española.

Asimismo, Alemania ve recortada su previsión de crecimiento desde el 1,1% del pasado mes de enero hasta una caída del 7% en 2020, con una expansión del 5,2% el próximo año. Por su parte, Francia sufrirá este año una contracción del 7,2% para rebotar un 4,5% en 2021, cuando la proyección de enero apuntaba a una expansión dl 1,3% en ambos ejercicios.

Como consecuencia del drástico empeoramiento de la actividad, la tasa de paro de la zona euro, que arrancó 2020 en mínimos de la última década, escalará este año al 10,4% desde el 7,6% de 2019, aunque, según el escenario base del FMI, en 2021 se corregiría parcialmente, hasta el 8,9%.

En este sentido, el FMI pronostica un fuerte aumento del paro en España, desde el 14,1% de 2019 al 20,8% en 2020, que bajaría al 17,5% el próximo año, mientras que en Italia subirá al 12,7% en 2020 desde el 10% del año pasado y caerá al 10,5% en 2021.

Respecto de Estados Unidos, las nuevas proyecciones del FMI contemplan una caída sin precedentes del PIB en 2020, cuando la mayor economía mundial retrocedería un 5,9%, aunque un año después lograría recuperar solo una parte de la riqueza perdida, con una expansión prevista del 4,7%.

La tasa de paro estadounidense, que durante los últimos años se había mantenido en mínimos considerados compatibles con el pleno empleo, se dispararía este año hasta el 10,4% para reducirse ligeramente al 9,1% en 2021, cuando en 2019 era apenas del 3,7%.

Por su parte, Japón verá caer este año su PIB un 5,2% y se prevé que rebotará un 3% en 2021, lo que hará que su tasa de desempleo suba en 2020 al 3% desde el 2,4% del año pasado, para regresar en 2021 al 2,3%.

El PIB mundial caerá un 3%

La pandemia de Covid-19 provocará un desplome sin precedentes de la economía mundial, que en 2020 registrará una contracción del PIB del 3%, en su peor recesión desde la Gran Depresión, según las nuevas previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI), que anticipa un rebote del 5,8% de la actividad en 2021, siempre que la virulencia de la pandemia se haya apagado para la segunda mitad del año, permitiendo una gradual reapertura de las economías.

"Es muy probable que este año la economía global experimente su peor recesión desde la Gran Depresión, sobrepasando lo visto durante la crisis financiera de hace una década", ha indicado la economista jefe del FMI, Gita Gopina, en la presentación del informe 'Perspectiva Económica Mundial', donde afirma que "la Gran Reclusión" supone una crisis "como ninguna otra".

En este sentido, Gopina destaca que la crisis del coronavirus y de las medidas de contención implementadas, además del enorme impacto en la actividad económica, que probablemente supere ampliamente las pérdidas de la crisis financiera, conlleva un alto nivel de incertidumbre sobre su duración e intensidad, semejante al de una guerra o una crisis política, mientras que, a diferencia de las crisis normales, el rol de las políticas económicas no pasa por reactivar la demanda con la mayor celeridad, sino por la contención, dificultando el estímulo de los sectores más afectados.

"Se prevé una recuperación parcial en 2021, con un crecimiento por encima de la tendencia, aunque el nivel de PIB se mantendrá por debajo de la tendencia previa al brote vírico, además de con una considerable incertidumbre sobre la fortaleza del rebote", subraya.

De este modo, el FMI advierte de que sus pronósticos tienen como escenario base que la virulencia de la pandemia se apaga en la segunda mitad de 2020, permitiendo una reactivación gradual de las economías, que concentrarían así el mayor impacto negativo de las medidas de contención implementadas en el segundo trimestre del año.

Sin embargo, la institución alerta de que en el caso de que la contención de la pandemia y reapertura económica llevará más tiempo del previsto, demorándose hasta el próximo otoño, el crecimiento del PIB en 2020 sería 3 puntos inferior al planteado en el escenario base en 2020 (-3%) y la recuperación se mantendría prácticamente un punto por debajo de la proyectada hasta 2024.

Asimismo, bajo la hipótesis de un segundo brote de Covid-19 en 2021, el FMI estima que el crecimiento ese año se situaría cinco puntos por debajo del estimado en el escenario central (+5,8%), dando así al traste con la recuperación parcial prevista de la economía a partir del próximo año.

En un tercer escenario alternativo que combinase ambos supuestos adversos, la institución anticipa una caída de la actividad hasta 4 puntos mayor que en el escenario base de 2020 y de 8 puntos porcentuales en 2021, lo que implicaría un segundo año de profunda contracción del PIB global.

En todos los escenarios planteados, la economista jefe del FMI considera que las economías avanzadas con mayor capacidad de gobernanza y sistemas sanitarios más equipados, además de con el privilegio de emisión de moneda de reserva, se encuentran relativamente en mejores condiciones para capear la crisis, mientras que numerosas economías emergentes y en desarrollo sin tales activos deberán confrontar varias crisis de manera simultánea a la sanitaria, incluyendo financiera y económica, por lo que necesitarán ayuda de las economías desarrolladas.

Por otro lado, el FMI destaca las ágiles y significativas medidas introducidas por los bancos centrales en respuesta a la crisis, que han ayudado a mitigar la caída del valor de los activos, subrayando en particular el acuerdo entre varios grandes bancos centrales para activar líneas swap que garanticen la liquidez a nivel internacional.

"Cuando la economía mundial se enfrentó por última vez a una crisis de esta magnitud en la década de 1930, la ausencia de un prestamista multilateral de último recurso obligó a los países a pelear por la liquidez internacional, adoptando inútiles políticas mercantilistas, lo que empeoró aún más la recesión mundial", añade.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Contenido Patrocinado


AC Systems, dinamismo frente a los retos del sector industrial

"Nuestro objetivo es ofrecer soluciones integrales, rápidas y flexibles a nuestros clientes"