22 de febrero de 2020
22.02.2020

Maroto insta a Alcoa y Alu Ibérica a invertir y no fiar su futuro solo al precio eléctrico

La ministra de Industria defiende el estatuto electrointensivo y acusa a la aluminera yanqui de haber abandonado San Cibrao, A Coruña y Avilés

22.02.2020 | 01:11
Maroto y Corbacho (comité), tras la venta de Alcoa a Parter. // D.F.

La ministra de Industria, Reyes Maroto, respondió ayer a las críticas de las empresas con gran consumo de energía, que consideran que el Estatuto del Consumidor Electrointensivo que el Gobierno tramita para abaratar y dar estabilidad al coste eléctrico no será suficiente para garantizar su competitividad. "Las inversiones que Alcoa ha hecho en sus plantas han sido nulas", replicó Maroto a la aluminera, que alerta de que el Estatuto no hace viable la producción de aluminio en España. La titular de Industria opina que tanto Alcoa como Alu Ibérica -firma que engloba las plantas de A Coruña y Avilés que Alcoa vendió al fondo Parter Capital- deben realizar mejoras de eficiencia energética en sus instalaciones porque su viabilidad "no sólo depende del precio energético".

"También nos tiene que decir si sigue apostando por España", retó Maroto a Alcoa. La multinacional estadounidense se hizo con los diez centros de trabajo de la empresa pública Inespal en 1998 y se fue deshaciendo de las plantas -en las que hizo inversiones mínimas- hasta quedarse solo con la de San Cibrao (Lugo). Su ´última desinversión, el año pasado, amenazó de muerte a las factorías de aluminio de A Coruña y Avilés, que finalmente evitaron el cierre con la venta a Parter, tras un proceso tutelado por el Gobierno y alentado por la lucha sindical.

"No ha hecho [Alcoa] inversiones en eficiencia energética", criticó Maroto, quien llamó a la multinacional aluminera a aclarar "qué va a hacer para seguir creando empleo y contribuyendo al mantenimiento de las capacidades productivas" en España. También instó al "comprador", Alu Ibérica (Parter), a mejorar las instalaciones de A Coruña y Avilés, en las que por ahora trabaja solo la fundición, a la espera de que ver si será rentable fabricar aluminio (electrólisis).

Además, Maroto puso el foco en la Xunta, que a su juicio debe decir "cuáles son sus políticas industriales, qué ha estado haciendo y qué va a hacer para mantener las capacidades productivas y el empleo". La ministra afirmó que no entiende las declaraciones del presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, que ha dicho que si el documento se aprueba tal cual está, Alcoa cierra. Maroto calificó las manifestaciones de Feijóo como "muy lesivas", al decir prácticamente que el Estatuto "no vale para nada". La ministra defendió que la regulación en trámites es "una muy buena noticia para la industria electrointensiva" y avanzó que una vez cerrado el periodo de alegaciones, la semana que viene estas se revisarán.

El conselleiro de Economía, Francisco Conde, reclamó al Gobierno que rectifique "de forma inmediata" la propuesta de Estatuto y atienda las alegaciones de Galicia, Asturias y Cantabria. De lo contrario, estaría "condenando al cierre" a Alcoa en San Cibrao -aseguró- y también a la "imposibilidad" de reactivar la producción de aluminio primario de Alu Ibérica en A Coruña, lo que supondría el despido de 168 trabajadores en A Grela, según amenazó la firma esta semana si el coste del megavatio-hora no baja a menos de 35 euros (ahora ronda los 50 euros).

"Estamos en una situación de emergencia", advirtió Conde antes de insistir en que el Gobierno "tiene la responsabilidad de dar una respuesta política" para posibilitar "una solución y un precio competitivo" que piden conjuntamente las tres comunidades.

Conde coincidió en avanzar hacia la "descarbonización" y trabajar en una transición energética desde la "consolidación" del tejido industrial" del territorio. "No parece razonable que España renuncie a la producción de aluminio primario cuando otros países establecen medidas para garantizar esa producción", subrayó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook