El 2 de diciembre arrancó en la sede de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid), reservada a grandes causas, el juicio por la quiebra de Pescanova SA. El colapso de la multinacional se produjo en 2013, cuando sus balances -después corregidos- le conferían el estatus de cuarta mayor pesquera del mundo. Protagonizó la mayor quiebra no inmobiliaria de la historia empresarial española, con un pasivo de más de 3.650 millones de euros; atrapó a 109 entidades financieras de todos los países. Hay 18 personas físicas imputadas, docenas de testigos. Nada de esto ha bastado para llamar la atención de los medios de comunicación. Solo FARO DE VIGO está realizando la cobertura del procedimiento, como quiso destacar ayer la periodista y jefa de Economía del Decano, Lara Graña, en un hilo de Twitter se ha convertido en viral. "Había una vez una empresa que quiso ser líder mundial y cogió un atajo. Con prácticas (presuntamente) irregulares: la que más me gusta, una red de instrumentales para generar 2.500 millones en facturas en 5 años y obtener financiación bancaria. La conocéis seguro: Pescanova SA", arranca el hilo, que a cierre de esta edición había generado 400.000 impresiones en esta red social, con más de 11.000 interacciones.

"Aquí estoy desde entonces, para @farodevigo. Y digo estoy porque estoy, no hay nadie más. Es como un juicio fantasma, yo en mi soledad en la Sala (ya no puedo usar la de prensa, petada -no es un reproche- por el caso Trapero), preguntándome cómo es posible que un caso así no genere el interés de ningún otro medio de comunicación", continúa la publicación. "Viva la prensa local".