Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ex director de Auditoría Interna: "La contabilidad no es una norma universal"

Al igual que en la sesión del pasado lunes, el procedimiento ha pasado a centrarse en la operativa diaria del grupo pesquero, en la interioridad de las decisiones que presuntamente ocultaban la imagen real de la compañía. En ellas se ha centrado hasta ahora el interrogatorio sobre los ejecutivos de máxima de Manuel Fernández de Sousa, algunos de los cuales acudían con asiduidad a los consejos de administración o a reuniones con inversores. "¿Cómo les explicó [al fondo Silicon Metals Holding, que sufrió un perjuicio de 23,3 millones] que la deuda superaba los 3.000 millones de euros?". "Eso no, aún hoy no lo tengo muy claro", asintió el extitular de Auditoría Interna, Joaquín Viña Tamargo.

El exdirectivo, que respondió preguntas durante cinco horas, incidió en que, pese a las conclusiones del informe de KPMG, nunca hubo intención por ejemplo de esconder la participación de Pescanova SA en cinco filiales, que terminaron aflorando una deuda de más de 65 millones de euros en el grupo. Tampoco que se hubiese maniobrado para alterar la contabilidad, sino que pretendía ofrecer la imagen "más fiel" posible al supervisor bursátil, la auditora externa o el mercado. "Usted recomendaba cosas porque nos vendría muy bien. Pero procede o no procede, las cosas se pueden o no pueden hacer", inquirió el fiscal Juan Pavía respecto a un correo en el que recordaba la necesidad de que el Ebitda fuese "el más alto posible", o que el pasivo bancario fuera "el menor posible". "Se trataba de unificar criterios, las normas locales son muy distintas. La contabilidad no es una norma universal". "¿Cómo se puede hacer eso de que el pasivo bancario sea el menor posible?", volvió a cuestionar el representante del Ministerio Público. "No pagando". "No les pido cosas fuera de lo normal, les estoy dando ideas", zanjó Viña.

Compartir el artículo

stats