Transportistas afectados por el cierre de la central térmicas de As Pontes (A Coruña) volverán a encerrarse a partir del 7 de enero en el Ayuntamiento, al tiempo que prevén llevar a cabo más protestas.

"Quietos no vamos a quedarnos", avisa Manuel Bouza, camionero del colectivo de transportistas, en declaraciones a Europa Press este sábado.

"No va a quedar la cosa así", afirma sobre el cierre de la planta de Endesa, si bien apunta que se preparan movilizaciones que hagan "el menos daño posible a la ciudadanía".

Asimismo, Bouza confía en que las pruebas para el uso de biomasa como alternativa al carbón den resultado. Al respecto, considera que la Xunta "tiene que apostar fuerte por los lodos", ya que "no hay dónde echarlos" y existe una problemática con ellos en Galicia.

"Si los lodos se comportan y son rentables, hay esperanzas de que se pueda activar un grupo, dos o cuatro (de la central)", sostiene Manuel Bouza.

De hecho, Endesa se reserva el derecho de desistimiento de esta petición de cierre, en su conjunto o parcialmente, en el supuesto de que, como consecuencia de las pruebas adicionales de combustión con distintas mezclas de combustible, que se realizarán en los próximos meses, pudieran variar los resultados y garantizar la viabilidad de la planta.