La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) actualizó las especificaciones que regulan la portabilidad en telefonía fija y entre los cambios propone que los operadores de telecomunicaciones tengan que guardar durante un mes el número de cualquier abonado que se dé de baja sin portarse. Hasta ahora este plazo se aplicaba a los números que se dieran de baja, pero que ya hubieran sido portados.