Para "ganar un buen futuro", a Galicia no le queda otro remedio que ganar tamaño. A imagen y semejanza de lo que habitualmente se demanda para las empresas. "Es absolutamente clave tratar de hacerlo por medio de alianzas y acuerdos interterritoriales entre zonas con intereses comunes y similares capacidades", señala Pablo Junceda, en referencia al Eje Noroeste.

Además de las reivindicaciones históricas de la financiación autonómica y los déficits de logística, demografía e infraestructuras, buena parte del noroeste español comparte ahora la urgencia de "soluciones a la descarbonización o la tarifa eléctrica a las grandes industrias". Pero la unión servirá de poco, afirma el director general de Sabadell Gallego, si todos los agentes implicados -administraciones, colectivos y empresarios, entre ellos- no actúan coordinados, "sin protagonismos personales", y si la plataforma no suma al norte de Portugal. "Absolutamente clave -incide- para ir a Europa a hablar de unión de territorios entre países". Pensando en que las autoridades comunitarias miran "con muy buenos ojos" las alianzas transnacionales para financiar proyectos.