La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha recomendado al Gobierno suprimir las cabinas telefónicas de pago del servicio universal de telecomunicaciones a partir del próximo 1 de enero, lo que abocaría a su desaparición a casi todas por su falta de rentabilidad. Así figura en dos informes fechados en septiembre y dados a conocer este lunes por la CNMC, realizados a solicitud de la Secretaría de Estado para el Avance Digital en julio, antes de que a final de este año se renueve la licitación del servicio universal para 2020.

Telefónica fue designada por el Gobierno como el operador encargado de la prestación del servicio universal durante 2019 y, mediante un decreto aprobado el 28 de diciembre de 2018, el mantenimiento de las alrededor de 16.000 cabinas fue incluido en el contrato, aunque la CNMC también hizo una reivindicación contraria el año pasado.

El Código Europeo de las Comunicaciones Electrónicas ha descartado las cabinas telefónicas dentro del servicio universal, aunque autoriza a los Estados a seguir incluyéndolo en determinadas condiciones.

En su decreto del 28 de diciembre el Gabinete español explicó que prolongaba un año más la inclusión de las cabinas en aras de ampliar el debate sobre la transposición del Código Europeo de las Comunicaciones Electrónicas de una manera coordinada con la mayoría de los países de la Unión Europea.

La CNMC, en sus recientes informes sobre el servicio universal, también ha recomendado al Gobierno que inste al operador adjudicatario a que publicite de forma más visible en su página web la descripción de los elementos y características de los servicios para los que ha sido designado, en especial en el caso del abono social, que es el descuento destinado a jubilados y pensionistas.