Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El impacto del sector retail

El turismo de la moda está de moda

Las firmas de lujo españolas resultan atractivas para los extranjeros, especialmente para los chinos, que suponen el 35% de las ventas

El sector textil gana puntos año tras años.

El sector textil gana puntos año tras años. Shutterstock

El buque insignia de Inditex, Zara, se ha erigido como un inmejorable escaparate de la moda española. Son muchas las famosas que caen rendidas a sus diseños, que ha sabido convertir en emporio internacional aquel oficio artesano con raíces en Galicia. Pero no es la única firma nacional que triunfa fuera. Desigual, Uno de 50 o Pretty Ballerinas son algunas de las marcas que han sabido traspasar nuestras fronteras gracias a un buen plan de marketing y a embajadores de la talla de la actriz Gwyneth Paltrow, quien luce como nadie el famoso osito de Tous. Esta prestigiosa firma de joyería española supera ya los 440 millones de euros en facturación gracias a las más de 600 tiendas que tiene repartidas en más de medio centenar de países del mundo, incluyendo China, Estados Unidos, México o Rusia.

El auge del sector retail es tal que la moda se ha convertido en un potente atractivo turístico, entre quienes disponen de un elevado poder adquisitivo y les gusta seguir las tendencias. El perfil de estos clientes es principalmente extranjero, pues los clientes españoles suponen entre el 15 y el 20% y los turistas concentran el 80-85% de las ventas. Entre ellos destacan los consumidores de nacionalidad china, que son ya el 35%. Por ello, todos los establecimientos de lujo han incorporado en sus plantillas empleados asiáticos y ofrecen servicios especiales, como el de personal shopping, dirigidos a este colectivo.

La crisis no ha hecho mella en el sector del lujo y el número de ricos no ha dejado de aumentar en los últimos años

Y es que cuando los turistas viajan a Madrid, ya sea por negocios o por placer, no sólo visitan la Puerta del Sol o Museo del Prado, sino que además dedican parte de su estancia a ir de compras por la exclusiva milla de oro y las zonas más selectas de la capital. Porque Madrid y Barcelona siguen siendo las ciudades predilectas para llevar a cabo este tipo de turismo, copando el 80% del mercado.

El informe 'Spanish Excellence: Today & Tomorrow' analiza la repercusión del mercado de alta gama en España y corrobora que la crisis no ha hecho mella en el sector del lujo. De hecho, el número de ricos no ha dejado de aumentar en los últimos años, tal y como señala el informe del Impuesto de Patrimonio de la Agencia Tributaria Española. "El sector del lujo es uno de los motores de la recuperación económica, no sólo en España, si no en Europa", afirma Xabier Munioitz, CEO de Red Beard, una empresa que ofrece exclusivos viajes de shopping con servicio de personal shopper integrado.

El sector del lujo ha aguantado bien la crisis económica.Shutterstock

El informe elaborado, por el Círculo Fortuny -asociación que agrupa a las marcas de alta gama en España- considera el sector del lujo como uno de los segmentos clave del mercado español. En 2017, alcanzó los 9.200 millones de euros de ingresos, un 9% más que en 2016, con un ritmo de crecimiento superior al registrado a nivel mundial (cifrado en un 5% de media). Las ventas de artículos personales de alta gama supusieron 5.100 millones de euros en 2017, más de la mitad de los ingresos del sector, lo que sitúa a nuestro país en el quinto lugar en ventas en el ranking europeo, liderado por Francia e Italia.

"En España tenemos precios inferiores y una mayor devolución porcentual de impuestos que los principales competidores en Europa", Xabier Munioitz - Red Beard

Además de las ventajas de convertirse en destino emergente de la alta gama en Europa, tal y como subraya el informe, "España ofrece piezas de alta calidad a precios competitivos que pueden posicionarse como artículos de artesanía única y exclusiva con una buena relación calidad-precio; factores todos ellos diferenciadores para potenciar el diseño español, tanto en el mercado local como en el exterior, donde Estados Unidos, Alemania e Italia son los principales mercados para las marcas españolas". Aparte de contar con una amplia presencia de marcas de retail muy conocidas internacionalmente, "tenemos precios inferiores y una mayor devolución porcentual de impuestos que los principales competidores en Europa", destaca Munioitz.

La diferenciación de la moda española

¿Cómo es valorado el diseño y la calidad de la moda española en el exterior? "Así como Francia tiene la alta costura e Italia cuenta con el prêt-à-porter, España ha conseguido un reconocimiento mundial en el sector por la creación de modelos de negocio innovadores basados en el modelo de 'fast fashion', con los principales operadores del segmento, Zara y Mango, que el último año incrementaron más de un 8% sus ventas al exterior", apunta Xabier Munioitz, CEO de Red Beard, una empresa que ofrece exclusivos viajes de shopping con servicio de personal shopper integrado.

París, Lisboa, Londres, Barcelona, Madrid, Bilbao o Singapur son algunos de los destinos preferidos de sus clientes, fieles a marcas como Louis Vuitton, Gucci, Prada, Cartier Hermès, Rolex, Chanel, Hennessy, Burberry y Moët & Chandon. Curiosamente, de la misma manera, se produce un trasvase de firmas españolas al exterior. "En la calle Regent Street de Londres, una de las zonas comerciales más importantes del mundo, las compañías españolas ocupan el tercer puesto en origen, tras las británicas y las norteamericanas, por delante de francesas, italianas y suecas", advierte.

Louis Vuitton, Gucci, Prada o Cartier son algunas de las marcas más codiciadas.Shutterstock

En busca de exclusividad

El perfil del consumidor extranjero de lujo en España es el de una persona que tiene entre 32 y 54 años. El 43% gana entre 100.000 y 300.000 euros al año, mientras el 30% tiene una renta que oscila entre 50.000 y 110.000 euros. El lujo no entiende de sexos: entre sus clientes, el 51,6% son hombres y el 48,4% mujeres. El mayor sector asociado al turismo de compras es el de la moda y complementos, seguido por el sector de la joyería y los relojes.

En el turismo de compras, China y Rusia son los principales actores extranjeros en cuanto a número de transacciones y junto con los chinos, los turistas procedentes de Tailandia, Hong Kong e Indonesia son los que realizan compras de mayor importe. Los de Japón, Estados Unidos y Malasia también realizan un importante número de transacciones, pero por importe inferior, detalla este experto en moda.

Pero, ¿qué es lo que buscan en España? "La diferenciación", responde rotundo. La moda y los complementos siguen a la cabeza, y con especial predilección por las joyas y los productos de marroquinería. "El calzado les resulta muy atractivo, ya que es una industria que ha sabido recuperar oficios centenarios, como el de la marroquinería o el zapatero, y cuyos trabajadores son empleados de calidad con oficios tradicionales que les han convertido en verdaderos maestros. Tenemos empresas zapateras 'premium' como Stuart Weitzman, que da trabajo a más de 1.500 personas, o Camper, que tiene contratadas a más de 900 personas", señala.

Barcelona es la ciudad fetiche, escenario del 40% de las ventas, seguida de Marbella, que sigue concentrando el 25% del negocio

Además, también valoran mucho empresas artesanales más tradicionales, como Loewe, Lottusse, Cartujano, Lladró, Olimpo, que se han actualizado a los nuevos tiempos. "En el caso de Loewe, puso en marcha en 2013 su escuela para artesanos. De este modo, la compañía duplicó la superficie de sus instalaciones en Getafe para crear una escuela de 'marroquin'", explica.

En cuanto a los destinos, Madrid y Barcelona son las dos ciudades europeas mejor posicionadas después de Londres. "Barcelona sigue siendo la ciudad fetiche, escenario del 40% de las ventas, seguida de Marbella, que sigue concentrando el 25% del negocio. Después, Madrid (18%), Ibiza (12%) y Mallorca (9%)", detalla.

En empresas como Red Beard organizan su estancia al completo, con viaje, hotel, restaurantes y planes culturales y de ocio incluidos. "Realizamos un cóctel con sus gustos y salen magníficos viajes con la moda como eje, adentrándose en la cultura de cada ciudad, su gastronomía, arquitectura... Nuestros clientes buscan despreocuparse pasando un fin de semana o unas vacaciones haciendo lo que más les gusta, y nosotros estamos para que no se reocupen de nada", garantiza Munioitz.

Futuro prometedor

Además de la calidad, el prestigio, la exclusividad, el diseño y la creatividad, las marcas deben apostar por ofrecer servicio, innovación, comunicación y experiencia de cliente. En opinión de Munioitz, el sector de la moda va adquiriendo cada vez más terreno en la economía global del país y la moda española se ha convertido en un potencial foco de atracción de turistas. "Los datos económicos nos muestran un panorama de la moda en España optimista y prometedor, confirmando la recuperación del sector, que había estado sufriendo en los últimos años.

Eso sí, advierte, "aunque España es, indudablemente, uno de los líderes mundiales en turismo, debemos tener en cuenta que el turismo de compras es un concepto emergente con una evolución relativamente reciente". En este sentido, destaca como posibilidad para mejorar la cifra de compras, apostar por "desestacionalizar el turismo en España, ya que, de momento, este fenómeno está muy ligado al turismo vacacional".

Según las previsiones del Círculo Fortuny, el mercado del sector de alta gama en España podría duplicar su tamaño en 2025

Según el Círculo Fortuny, se debería "reforzar el apoyo institucional y promover medidas en el ámbito normativo y de negocio para apoyar el crecimiento del sector en los próximos años, como por ejemplo acelerar y simplificar el proceso de expedición de visados a turistas de origen chino, mejorar las conexiones con vuelos internacionales y promover la exportación y la sostenibilidad".

No obstante, las perspectivas de futuro no pueden ser más halagüeñas. Según las previsiones del Círculo Fortuny, el mercado del sector de alta gama en España podría duplicar su tamaño en 2025 y alcanzar ingresos de hasta 21.000 millones de euros.

Compartir el artículo

stats