La empresa finlandesa de equipamiento de telecomunicaciones Nokia se desplomó ayer un 23,35% en bolsa después que la compañía haya decidido suspender temporalmente el pago de dividendos y haya revisado a la baja sus previsiones para los ejercicios 2019 y 2020 coincidiendo con el inicio del despliegue de la nueva tecnología móvil 5G.

En concreto, las acciones del grupo finlandés han perdido la barrera de los cuatro euros tras concluir la jornada en los 3,616 euros, lo que representa un descenso del 23,35% en comparación con los 4,718 euros en los que cerró el jueves en la Bolsa de Helsinki.

De esta manera los títulos de Nokia han marcado su nivel más bajo desde el 2 de septiembre de 2013, cuando concluyeron en los 2,833 euros, un día antes de que la compañía norteamericana Microsoft anunciará la adquisición del negocio de móviles de la finlandesa a cambio de 5.440 millones de euros en efectivo, lo que disparó el valor de las acciones de la compañía finlandesa casi un 34%.