Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barreras ya proyecta el regreso de la plantilla al proyecto Havila

El astillero ordena la incorporación del personal adscrito a los dos cruceros para dentro de dos semanas - Las auxiliares, a la espera

Hijos de J. Barreras y Havila Kystruten prevén ratificar el viernes el acuerdo que desbloqueará la construcción de los dos cruceros, paralizada desde el día 5 de julio. Será en un encuentro en Oslo, donde se abordará el rediseño técnico como columna vertebral de unas negociaciones que se encauzaron la semana pasada. Los buques, de 124 metros, ganarán eslora para compensar su excesivo peso; el sobrecoste de la operación, como anticipó FARO, la asumirán a partes iguales la propia naviera, el astillero vigués y Havyard Design & Solutions, la oficina técnica -del mismo grupo que la armadora- que erró con los cálculos. Prueba de las buenas expectativas sobre el encuentro del viernes es que Barreras ha indicado al personal directivo su reincorporación al trabajo para dentro de dos semanas.

"Ya se les ha dicho la fecha de su vuelta" tras haber marchado de vacaciones. También la industria auxiliar mandó a los operarios del proyecto Havila a casa en tanto no se desbloqueaban ambas construcciones. En su caso, según fuentes consultadas por este periódico, no todas conocen todavía la nueva planificación. "Es una buena noticia", resumieron, "porque es un contrato muy importante para todas las partes". Ambos buques entraron en vigor por un importe de unos 300 millones de euros. Con estas unidades Hijos de J. Barreras suma cinco pedidos -dos cruceros ultrapremium para The Ritz-Carlton Yacht Collection y un ferri para Naviera Armas- por cerca de 1.000 millones de euros.

De inicio el proyecto Havila se paralizó por los problemas de índole económica de la armadora noruega, que se había quedado sin financiación. El escollo del esquema económico se solventará con la incorporación al proyecto del financiador de los barcos que Havila asignó al astillero turco Tersan Shipyard (bautizados como Capella y Castor). "Creo que estamos cerca de resolver las cuestiones técnicas, y nos reuniremos de nuevo la próxima semana para las conclusiones finales", constató a FARO el consejero delegado de Havila, Arild Myrvoll, quien también certificó que la parte financiera "ya no es un problema".

Los barcos de Havila -se llamarán Pollux y Polaris - serán, junto con el de Armas, los primeros que Barreras construya con un sistema de gas natural licuado (GNL). Los gemelos tendrán, eso sí, un paquete de baterías con una potencia por embarcación de 6,100 kWh y un sistema para la carga en tierra adaptable a la próxima generación de tecnología, utilizando hidrógeno y pilas de combustible.

Compartir el artículo

stats