Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lanzal asume su primera planta pesquera en España con la compra del 100% de GPS

Adquiere el 50% que tenía Frioantartic en la sociedad, con base en Marín -Jacobo Fontán: "Es una ambición que teníamos desde hace tiempo" -Ingresó más de 30 millones en 2017

Stand de Lanzal en la última edición de Conxemar. // Marta G. Brea

Stand de Lanzal en la última edición de Conxemar. // Marta G. Brea

Lanzal es una de las pesqueras con mayor proyección dentro del sector de transformación de productos del mar. El pasado ejercicio rebasó los 86 millones de euros con 18.546 toneladas comercializadas, un balance "muy bueno" que sitúa a la compañía a las puertas del top ten de la industria gallega. Ahora ha decidido rearmarse en el segmento de la transformación, con raíces más fuertes en suelo nacional. Lo ha hecho a través de la compra del 50% de Galicia Processing Seafood (GPS), una factoría con sede en el puerto pesquero de Marín. Lanzal ya participaba en la empresa a través de Galfrío -que ostentaba el otro 50%-, pero asumirá ahora su gestión integral. "Es una ambición que teníamos desde hace tiempo", constata su socio director, Jacobo Fontán, uno más de una saga de empresarios pesqueros de gran trayectoria en la ciudad. "Vamos a darle continuidad a los procesos y llevar allí lo que teníamos deslocalizado", añade. La operación ha supuesto la salida del accionariado de GPS de Frioantartic.

La planta contaba a cierre de 2017 con medio centenar de trabajadores. Conforme a las cuentas depositadas en el Registro Mercantil, Galicia Processing Seafood puede hacer gala de una actividad y progresión constantes, tanto en volumen de facturación como en beneficio neto. La consolidación del negocio aportará a Lanzal un negocio de más de 32 millones de euros -cifras correspondientes a 2017-; las cuentas de GPS han arrojado año tras año resultados positivos. La factoría, asentada en una concesión de la Autoridad Portuaria de Marín, continuará en gran medida con las actuales líneas de producción de calamar, gambón patagónico y pota. También explorará el espada. "Intentaremos darle nuestra forma, quizás con algo de fresco. Este proyecto es algo nuevo, una actividad que antes no hacíamos". La capacidad productiva de GPS alcanza las 600 toneladas mensuales; a día de hoy se mueve entre las 400 y las 500 al mes.

Lanzal posee una amplia red industrial y comercial. Comercializa por ejemplo las capturas de cuatro buques tangoneros con base en Puerto Madryn, en Argentina, y procesa en tierra langostino patagónico que proveen barcos tradicionales del puerto de Rawson (también de la provincia de Chubut). En línea con la estrategia del sector, su portfolio incluye también elaborados de gambón argentino. Los arrastreros Castelo y Monteferro (este último, uno de los buques más modernos de la flota española) dotan a la compañía de calamar, y el Kalatxori hace lo propio con merluza, rosada y raya. Lanzal comercializa también en exclusiva para España los productos de la firma holandesa Heiploeg.

Los planes -ya materializados- de aumento de capacidad industrial en Galicia por parte de la pesquera viguesa han sido emprendidos también por otras compañías como Iberconsa (con la compra de la antigua planta de Freiremar en Bouzas) o Worldwide Fishing Company (Wofco, en una nave que había ocupado Confremar). En el aspecto logístico y frigorífico destacan también las inversiones acometidas por Comercial Pernas (con Centro Loxístico Porto de Vigo, que opta al espacio de la desaparecida Frigoríficos Berbés), Interatlantic (nueva propietaria de Galiciamar) o Frioya, que construirá un frigorífico en Mos por 12 millones de euros.

Compartir el artículo

stats