La compra por parte de Petróleos Mexicanos (Pemex) de Fertinal, una inversión ruinosa de más de 500 millones que ha sido valorada en no más de 50, ha salpicado ahora al expresidente del país azteca. Enrique Peña Nieto está siendo investigado por soborno en la adquisición de dicha compañía por parte de autoridades de Estados Unidos, como ha recogido el diario local El universal. En el mismo caso figuran como investigados otros tres exdirectivos de la petrolera, vinculados asimismo al desembarco de Pemex en el accionariado de Hijos de J. Barreras. Se trata de Emilio Lozoya, Carlos Roa y José Manuel Carrera Panizzo.

"Rechazo categóricamente las falsas imputaciones en mi contra. No es la primera vez que se pretende inculparme de mala fe y sin fundamento alguno. Por supuesto, mienten", escribió Peña Nieto a través de su cuenta de Twitter. Según las acusaciones divulgadas este martes, el exmandatario federal ingresó un "soborno por autorizar" la compra de una empresa privada "con sobreprecio que dañó el patrimonio de la petrolera y al erario". En cuanto a Emilio Lozoya, exdirector de Pemex cuando la compañía asumió el 51% del astillero vigués, un juez ha anulado el recurso de la orden que impedía su captura. "Las autoridades responsables están en aptitud de ejecutar" la orden de detención.