01 de junio de 2019
01.06.2019
CELEBRACIÓN EN LA HISTÓRICA CONSERVERA

Albo prevé iniciar el proyecto de la Plisan este año y trasladar allí toda la producción de Vigo

Celebra su 150 aniversario ante los dueños chinos, que vaticinan "un largo trayecto" juntos ► El grupo aspira a seguir modernizando la firma ► La venta de terrenos, en "uno o dos meses"

01.06.2019 | 02:29

La conservera viguesa Hijos de Carlos Albo prevé trasladar la producción de su actual factoría en Beiramar a la macroplanta proyectada en la Plisan, un movimiento que esperan poder iniciar antes de que finalice el año. Fuentes de la firma explicaron ayer a FARO durante el acto de celebración del 150 aniversario que la intención de la conservera y de sus dueños chinos sigue siendo conseguir los terrenos -una parcela de 70.000 metros cuadrados- para poder llevar adelante la importante obra, algo que prevén se pueda empezar a tramitar "en el último trimestre" de 2019. "Los logros alcanzados forman parte de la historia, pero nos queda un largo trayecto juntos; estamos convencidos de que el futuro de Albo será más brillante", anunció Xie Feng, actual presidente de la empresa olívica.

La celebración tuvo lugar ayer en el Pazo de Touza (Nigrán) poco más de una hora después de que el presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, Enrique López Veiga, anunciase que los terrenos de la Plisan se pondrán a la venta "en uno o dos meses". Las fuentes de Albo aseguraron que la conservera mantiene sus planes y pujará por hacerse con los terrenos. Además, trasladarán allí las inversiones en procesos productivos realizadas en la planta de Vigo desde que Shanghai Kaichuang se hizo con el 100% de la empresa en julio de 2016.

La conservera exhibió todo su potencial ante los casi 200 invitados que acudieron ayer al acto, entre los que estaban el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; los conselleiros de Mar y Economía, Rosa Quintana y Francisco Conde; el alcalde de Vigo, Abel Caballero; la presidente de la Deputación de Pontevedra, Carmela Silva; el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, o el embajador de China de España, Luy Fang, entre otras autoridades.

La celebración comenzó con un vídeo con el lema "150 años conservando lo bueno", tras el que tomó la palabra el director de relaciones externas de Albo, Enrique Albo. Fue el primero que hizo una de las muchas alusiones al fundador de la conservera, Carlos Albo Kay. "Hay una palabra que resume todo, gratitud. En primer lugar a mi bisabuelo, Carlos Albo, por su incitativa de fundar una pequeña empresa en la villa marinera de Santoña", explicó.

Según el directivo, la "transición" con la entrada de Shanghai Kaichuang y la llegada del gigante Bright Food se hizo "sin traumas y fue concluida con éxito". "No solo agradecemos la obtención de materia prima, sino también la modernización e internacionalización de la compañía", comentó.

Tras la intervención de Xie Feng fue el turno del presidente del consejo de administración de Bright Food, Shi Mingfang, holding controlado por el Gobierno que integró a Kaichuang en mayo de 2017. "Tenemos confianza y esperanza en esta empresa, a la que damos todo nuestro apoyo", expresó el máximo responsable del grupo, que mostró una "sincera admiración" por el fundador de Albo.

Mientras, Caballero trasladó su felicitación a la conservera, que consideró "un orgullo" para la ciudad. Dirigiéndose a la representación asiática, el alcalde indicó que "pueden contar con toda la cooperación del Concello de Vigo". Losada, por su parte, anunció la creación de un grupo de trabajo para la internacionalización de la economía gallega por parte del Icex.

En su intervención, el presidente de la Xunta alentó a la firma a aprovechar la Ley de Implantación Empresarial gallega para que la comunidad "siga creciendo con Albo" y resaltó que la empresa "es parte de la historia de Vigo". Feijóo también informó que una delegación de inspectores chinos visitarán Coren para validar posibles exportaciones al país asiático, al tiempo que agradeció la apuesta de Bright Food por la conservera, optando por "la calidad y su buen hacer".

Luy Fang, embajador de China de España, fue el encargado de cerrar el acto y destacó la buena relación entre los países y "el aumento en las ventas de Albo" tras la adquisición de Shanghai Kaichuang. "Confío en que el proceso de innovación de la empresa dará como resultado un mercado más amplio", completó. Tras los discursos se destapó una placa conmemorativa del aniversario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook