PharmaMar casi multiplicó por ocho sus números rojos en el primer trimestre del año, unos 10,5 millones de euros frente a los 1,31 millones que perdió en el mismo periodo del ejercicio anterior, debido al inicio del proceso de venta de su filial Zelnova. La filial dedicada a la fabricación y comercialización de productos insecticidas de uso doméstico, ambientadores y otros productos de cuidado del hogar aparece ya en el balance de marzo de 2019 en el capítulo de activos disponibles para la venta y de operaciones interrumpidas, tras su decisión de desprenderse de ella y encargar a la consultora Alantra la búsqueda de un nuevo dueño "con el objetivo de maximizar el precio de dicha venta" dentro de su estrategia de desinversiones para centrarse en el área oncológica y que provocó la venta también de su mítica filial de pinturas Xylazel al grupo químico holandés Akzo Nobel por 21,8 millones de euros.

El resultado bruto de explotación (ebitda) fue negativo de 7 millones de euros en el primer trimestre de 2019, con lo que incrementó en un 2,6% el ebitda negativo de 2,7 millones que registró en los tres primeros meses de 2018.Los ingresos totales del grupo también cayeron en el primer trimestre un 30%, hasta los 19,4 millones de euros, y las ventas un 7 %, hasta los 18,4 millones.De las ventas de oncología, 17,1 millones de euros, un 7% menos, corresponden al medicamento Yondelis, una reducción motivada, como en trimestres anteriores, por la erosión de los precios.

Los ingresos por royalties cayeron un 34 %, hasta los 926.000 euros, y no hubo ingresos procedentes de licencias y otros acuerdos de co-desarrollo, frente a los 6,6 millones que hubo en 2018 principalmente por el acuerdo con Seattle Genetics (4,1 millones de euros).