24 de abril de 2019
24.04.2019
Faro de Vigo

Los astilleros gallegos, medalla de plata de toda la Eurozona en nuevos pedidos

Sumaron 23 unidades en los últimos 15 meses, solo por detrás del naval de Holanda -Rusia coge músculo con el apoyo del Kremlin a los pesqueros

24.04.2019 | 01:46
Hugo Barreiro

La industria privada de construcción naval gallega ha firmado en los últimos 15 meses la construcción de 23 unidades, según el barómetro de la patronal europea Sea Europe con los buques contratados en el primer trimestre del año en curso. Solo Holanda rebasa, de acuerdo a la misma fuente, el nivel de actividad de los astilleros de las rías de Vigo y Pontevedra. A esta carga de trabajo habrá que sumar a corto plazo pesqueros para los caladeros de Malvinas, Noruega y Namibia, además de al menos tres atuneros -de dos armadoras gallegas y una de capital venezolano- para los que ya se han solicitado presupuestos, según ha podido saber FARO. La pesca y el transporte marítimo, tanto de pasajeros como de mercancías, se mantienen como los principales pilares en los que el sector ha sustentado su músculo a nivel continental.

Nodosa ha sido el astillero más activo en nuevas contrataciones en el primer tramo del año. Al segundo arrastrero para Rampesca, firmado a finales de 2018, se suma el buque encargado por Pescapuerta (el Falcon, con 75 metros de eslora) y los dos mercantes de Royal Arctic Line. La atarazana de Marín ha mantenido también una intensa actividad en reparaciones y en proyectos como el alargamiento, en once metros, del Playa de Menduíña Dos. Armón Vigo, por su parte, acaba de poner en vigor el segundo de los arrastreros encargados por Nueva Pescanova -de un contrato de siete unidades, compartido con Armón Burela-, así como un ferri de SNGV2 para Tahití. Construcciones Navales Paulino Freire (Freire Shipyard) ha asumido la construcción del primer atunero de nueva generación de capital gallego, en este caso para Grupo Calvo, que inicia así un proceso de renovación de flota. Hijos de J. Barreras ha logrado cristalizar, al margen de la decisión de Pemex de abandonar el accionariado, una segunda unidad para The Ritz-CarltonYacht Collection, con lo que ha engordado el importe de su cartera hasta unos 700 millones de euros.

La competencia a nivel global continúa siendo feroz, y el pasado ejercicio se recuperó la actividad mundial en cartera de pedidos y nuevos contratos. A la eclosión subvencionada del naval surcoreano se suma ahora el ruso, con una elevada actividad de sus astilleros públicos con programas como el investment quotas (cuotas de pesca a cambio de inversión en flota). Hace dos años su nómina de nuevos pedidos estaba a cero; en 2018 cerró con 23 unidades, con 263.000 CGT.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook