2 de julio en Canidelo, una de las fegresías de Vila Nova de Gaia. Es el emplazamiento escogido por Mercadona para iniciar su desembarco en el sector retail de Portugal, y a la que sucederán otras diez tiendas antes de final de año. Todas estarán en el extremo más septentrional del país: Porto, Braga y Aveiro. Además, dispondrá de un bloque logístico en Póvoa de Varzim, a unos 120 kilómetros al sur de Vigo.

La compañía presidida por Juan Roig cuenta en Portugal con 300 trabajadores. Solo el año pasado destinó 60 millones de euros en inversiones para su primera incursión en un mercado internacional, a sumar a los 100 millones que ya había dispuesto desde que anunció su desembarco en suelo luso (2016). Su sede estará en Porto, y contará también con un centro de innovación, en este caso en Matosinhos.

Los productos de Mercadona que no sabías que se hacen en Galicia

La incursión de Mercadona en Portugal tendrá un impacto notable en sus proveedores gallegos. Su marca blanca (o MDD) Hacendado -para alimentación- es uno de sus puntos fuertes, y detrás de ella están varias empresas gallegas de renombre. Son las que se conocen como interproveedoras. Entre ellas hay dos viguesas, Mascato y MascatoGrupo Profand. También en el segmento de pescado congelado está Congalsa (A Pobra), que además ofrece en los lineales de la cadena de gran variedad de precocinados.

En el apartado de la conserva están marcas como las históricas Escurís y EscurísJealsa Rianxeira, que han realizado fuertes inversiones en los últimos años para adaptarse a la elevada demanda del grupo valenciano. Queserías Entrepinares (con una planta en Lugo), Riveira Peixe Fresco o la Asociación de Productores Mejilloneros Cabo de Cruz son algunas de las compañías que, aunque no lo sepas, entran habitualmente en tu nevera.