Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La multinacional viguesa Inbobe entra en concurso con 7 millones de deuda

El cambio de condiciones de un contrato en Chile colapsa a la compañía

El Auditorio Mar de Vigo, el centro comercial A Laxe, el de Marineda City en A Coruña, el nuevo museo de Pontevedra, los tres aeropuertos gallegos... Todos tienen en común el sello de Inbobe en sus fachadas. El grupo nació en la ciudad olívica en los 90 como fabricante de piedra natural y en el año 2000 se reinventó para especializarse en revestimientos innovadores para edificios singulares. A los trabajos de ejecución de obra sumó una división de ingeniería y una oficina técnica para ofrecer un servicio integral que le permitió dar el salto fuera de España y lograr suculentos contratos en Turquía, Paraguay, Chile, Brasil y Perú para exteriores de campos de fútbol, hospitales o sedes de la fundación Petrobras y de L'Oreal. La internacionalización, como sucedió con muchas otras empresas del sector, fue su antídoto contra la larga recesión y el estallido aquí de la burbuja inmobiliaria, pero ahora se ha convertido en una gran piedra en el camino. Inbobe acaba de entrar en concurso de acreedores con una deuda de unos siete millones.

La razón, según fuentes cercanas a la compañía, está es el cambio de condiciones del proyecto de ampliación del aeropuerto de la capital de Chile, el Nuevo Pudahuel, en el que Inbobe consiguió un contrato "llave en mano" para el revestimiento y finalmente solo tuvo que aportar el material.

La multinacional, con cinco filiales en Sudamérica, presencia en Angola y una central de compras en China, acaba de pedir el concurso de acreedores voluntario para su principal firma, Inverbobe. El Juzgado de lo Mercantil número 3 de Vigo dictó la declaración del proceso a principios de este mes marzo, con la intervención de las facultades de administración y el nombramiento del economista Javier Pérez Asenjo, de Sociedad Gallega de Gestión Concursal, como administrador. La publicación del auto en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el pasado día 18 abre el plazo de un mes para que los acreedores comuniquen las deudas de la compañía.

La cifra de negocio de Inverbobe ascendió a 7,1 millones de euros en 2017, un 13,8% más que el ejercicio anterior, según las últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil. El beneficio antes de depreciaciones, amortizaciones, intereses e impuestos (Ebitda) cayó, sin embargo, un 32%, hasta los 736.238 euros; y el resultado neto se desplomó cerca de un 42%, con algo menos de 400.000 euros. De los 6,7 millones de pasivo que acumula, solo 223.000 euros son a largo plazo. Con los acreedores comerciales tenía una deuda a corto de 2,6 millones. Al cierre de ese año contaba con 58 empleados.

La cabecera del holding en el que se integra Inverbobe es Global Bobe, liderada por Ignacio Botas Ratera y con un 20% del capital en manos de la sociedad de capital riesgo Vigo Activo, impulsada por la Zona Franca de Vigo, Abanca y la Cámara de Comercio de Pontevedra, Vigo y Vilagarcía, que le tiene concedido un préstamo participativo de 562.500 euros.

Precisamente en su último informe de cuentas, Inverbobe alerta de la complicada situación que atraviesa la cabecera del grupo y su intención de "renegociar" el crédito concedido por Vigo Activo. Global Bobe acabó 2017 con más de tres millones de euros de pérdidas, frente al beneficio de 131.000 euros del año anterior, y un fondo de maniobra negativo superior también a los tres millones.

Sus responsables manejaban la fusión de la matriz y la principal filial para sanear la situación patrimonial, con 9,02 millones de euros de pasivo, la inmensa mayoría a corto plazo. "Se está elaborando un plan de viabilidad y de reestructuración del negocio que se espera finalice en los próximos meses", apuntaban, junto con una estimación de contratos en aquel momento -mediados de 2018- de 21 millones de euros y el objetivo de captar otros 164 millones. En los últimos cinco años, según fuentes consultadas, los proyectos desarrollados superaron los 100 millones de euros.

Compartir el artículo

stats