Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nodosa firma su primer contrato para fabricar dos barcos portacontenedores

Los buques, para Royal Arctic Line tienen capacidad frigorífica y pueden navegar por el hielo

Recreación de uno de los dos buques que construirá Nodosa Shipyard. // FdV

Recreación de uno de los dos buques que construirá Nodosa Shipyard. // FdV

Nodosa Shipyard ha entrado en el mercado de los portacontenedores. El astillero de Marín acaba de poner en vigor el contrato para fabricar dos buques de casi 38 metros de eslora para la armadora groenlandesa Royal Arctic Line A/S. Las embarcaciones estarán destinadas al transporte de "suministros de alimentos y otros artículos esenciales a pequeñas aldeas sin conexiones por carretera" en la gélida isla. Con este pedido la atarazana cierra su segundo contrato del año y alcanza su pico histórico de pedidos (con diez barcos) y de trabajadores al contar con 700 personas en sus instalaciones (400 en plantilla).

El nuevo contrato entró en vigor el pasado viernes y la entrega de la primera unidad está prevista para finales de 2020 (con una diferencia de cuatro meses para el segundo barco). Según explican desde Nodosa, se tratan de "mercantes multicargo frigoríficos" que cuentan con diseño de la noruega Havyard Design & Solutions y una ingeniería de detalle a cargo de la oficina técnica del astillero.

En cuanto a sus características, los portacontenedores tienen menos de 500 GT (arqueo bruto) cada uno y unas dimensiones de 37,6 metros de eslora por 10 de manga. Además serán capaces de llevar nueve contenedores y unos 60 palets y contarán con dos bodegas de carga con temperaturas de entre -10 y -25 grados.

En concreto estos barcos operarán en el noroeste de Groenlandia. Por este motivo los requisitos para su diseño han sido "rigurosos", ya que deben trabajar en una zona con un "clima duro", navegar dentro y fuera de los puertos poco profundos y atravesar zonas de hielo. Los portacontenedores cumplirán con una exigente cota de clasificación DNV-GL y estarán especialmente preparados para navegar por estas aguas.

"Royal Arctic Line ha elegido a Nodosa Shipyard debido a su competitividad y la alta calidad de sus estándares de construcción", señalaron ayer desde Havyard, que también recordaron que estas dos unidades siguen al otro par encargado por la misma armadora en marzo del año pasado al astillero vasco Zamakona. La idea que manejan es la de reemplazar sus antiguos buques con estas cuatro nuevas unidades.

Cartera de pedidos

Los dos barcos firmados por Nodosa componen una cartera de pedidos que asciende a diez embarcaciones de diferente tipo, aunque con protagonismo para la pesca. Este nuevo contrato es además el segundo firmado en lo que va de año tras el mayor arrastrero encargado por armadores gallegos en esta nueva ola de renovación de la flota (el Falcon, de 75 metros para Grupo Pescapuerta) y el tercero en poco más de mes y medio tras el segundo pedido de Rampesca (otro arrastrero de 63,7 metros que sigue al Monteferro, entregado en 2017).

Mientras, el astillero de Marín continúa con la fabricación del segundo de los arrastreros para la alemana Kutterfisch, el encargado por Pesca Baqueiro para NAFO (el Isla de Terranova) y los tres que restan de los cinco firmados para el grupo holandés Osprey. A ellos se suma también el proyecto I+D Ecomytilus, un barco-factoría para el sector mejillonero que está en la recta final.

Compartir el artículo

stats