Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vulcano fuerza a las auxiliares a aceptar la quita del 25% sobre la deuda para desbloquear el ferri

Deposita en las subcontratas la "presión" para resolver el conflicto tras el "sí" de la plantilla al plan de pagos - Hoy, nueva reunión

Vulcano fuerza a las auxiliares a aceptar la quita del 25% sobre la deuda para desbloquear el ferri

Vulcano fuerza a las auxiliares a aceptar la quita del 25% sobre la deuda para desbloquear el ferri

Factorías Vulcano lleva semanas sorteando la debacle final con todo tipo de peripecias. Primero logró arrancar de la financiadora (Banco Santander) y los avalistas de su único contrato (Xunta, Pymar e ICO) un anticipo con cargo a la entrega, con el que no evitó entrar en impagos con su plantilla y la industria auxiliar. Después, del acuerdo bilateral suscrito el Santander y Armas (matriz de Trasmediterránea), con el que la naviera se comprometía a recepcionar y pagar el Villa de Teror, el ferri contratado hace casi dos años y que tenía que haberle sido entregado el pasado 28 de junio. El buque había entrado en periodo de cancelación, y la armadora perdía así el derecho a exigir hasta 10.000 euros diarios al astillero en concepto de penalización por los retrasos. Y por último con el visto bueno de sus empleados al plan de pagos: les ofreció dos nóminas para que volvieran al trabajo, y rechazó que fuera un ingreso linealizado (igual para todos). Lo que no ha logrado por ahora es doblegar a las auxiliares, sin las que la construcción C-548 no podrá terminarse. No aceptaron la propuesta de Vulcano y plantearon la suya propia, menos agresiva, que fue la que ayer se analizó en Madrid. Hoy el astillero se sentará con ellas para renegociarla: "no tenemos un sí, pero tampoco un no", se limitó a transmitir un portavoz de la compañía viguesa tras el encuentro con representantes de la naviera, el banco, Pymar e Igape. El documento que hoy deberán ratificar las auxiliares conlleva una quita del 25%; cuenta con el aval del banco y de la armadora.

Según pudo saber FARO, las empresas tractoras de la industria auxiliar -las que todavía tienen trabajos pendientes a bordo- reclaman un 35% de la deuda para volver al ferri, y el pago de otro 50% a fecha de entrega. De este modo reducirían la quita a un 15%, frente al 25% planteado por la dirección de Vulcano. Las subcontratas se niegan, por cierto, ha hablar de quita, aunque "un pago sin garantías de ningún tipo lo es". "Una quita -expone una de las firmas afectadas- implicaría que aceptamos perdonar parte de la deuda, y no es así". La industria lleva sin cobrar facturas desde mayo, tras el hito 7 de la construcción del Villa de Teror; varias firmas han despedido a un centenar de operarios ante la imposibilidad de hacer frente a nóminas, cuotas de la Seguridad Social o el IVA. "Toda la presión está sobre nosotros, pero no podemos más".

De los 60 millones en los que está valorado el contrato del ferri, Factorías Vulcano dispuso antes del pasado otoño de toda la financiación (avalada por Xunta y Pymar), equivalente al 75% del total. El anticipo que recibió en septiembre elevó el desembolso a más del 81% del valor del buque. "El problema es que, con el dinero que falta por poner, no haya para pagar a todos", indican otras fuentes conocedoras de la operación. Esto es, que entre lo que el astillero debe por la financiación y los anticipos y lo que va a pagar Armas por el barco (en un 75%, propiedad del Santander) no llegue para abonar las facturas pendientes. Este escenario es al que están expuestas, creen, las auxiliares que ya terminaron sus trabajos en el barco. Para ellas la plataforma de subcontratas afectadas reclama el pago del 85% de la deuda a fecha de entrega.

Compartir el artículo

stats