31 de enero de 2019
31.01.2019

Reynés defiende el cierre de la central de Meirama por la falta de rentabilidad

Naturgy perdió 2.822 millones en 2018 por el ajuste de valor de activos

31.01.2019 | 01:41

Naturgy volvió ayer a justificar el cierre de sus tres térmicas, incluida la central de Meirama. Y lo hizo el presidente, que insiste en que el encarecimiento de los precios de los derechos de dióxido de carbono -los que compran las empresas que exceden los límites de emisiones que tienen fijados- y del propio carbón han hecho que no sean rentables. Durante la presentación ayer de los resultados anuales de la compañía -con unas pérdidas contables de 2.822 millones de euros en 2018 tras, precisamente, revisar a la baja el valor de activos como las térmicas-, Reynés alejó el debate sobre las térmicas del que también se acaba de abrir con las nucleares tras la reciente cumbre celebrada entre el mismo Reynés, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, y el consejero delegado de Endesa, José Botas, con la ministra para la Transición Ecológica para abrir "un proceso de acercamiento y escuchar". A ella, a Teresa Ribera, alabó porque "por fin alguien coja el toro por los cuernos".

El ajuste del valor de los activos de Naturgy ascendió a 4.851 millones de euros. La compañía ya avanzó en junio que iba a llevar a cabo la medida. Excluyendo este impacto y otros elementos no recurrentes, el beneficio neto ordinario creció un 57%, hasta los 1.245 millones de euros. Reynés asegura que el grupo ha establecido "las bases para afrontar la transformación del grupo, reposicionar al negocio de cara a la transición energética y lograr los objetivos fijados en la nueva hoja de ruta".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook