12 de enero de 2019
12.01.2019

El gasto en pensiones aumenta un 6,2%, hasta los 153.864 millones, "la mayor cifra de la historia", subraya Montero

12.01.2019 | 02:34

El Gobierno destinará este año 153.864 millones de euros a pensiones, cifra que supone un incremento del 6,2% respecto a 2018 y que supone "la mayor de la historia", según destacó la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Montero dio cuenta de algunas de las grandes cifras que contempla el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019 aprobado este viernes por el Consejo de Ministros y ha explicado que la Seguridad Social recibirá, además del préstamo ya anunciado, una transferencia adicional del Estado por valor de 850 millones de euros.

Esta transferencia, para la cual ha sido necesario "ajustar" otras partidas, se debe, según la ministra, al hecho de que, al no relajarse el objetivo de déficit, la Seguridad Social perderá el margen de dos décimas que habría ganado con la senda planteada por el Gobierno socialista.

En cualquier caso y de cara al futuro, Montero ha subrayado que muchas de las propuestas que se están haciendo para mejorar las cuentas de la Seguridad Social pasan por que el Estado asuma el coste de algunas prestaciones no contributivas que actualmente paga el sistema, absorbiendo así parte de su déficit.

"Las cuentas de la Seguridad Social probablemente tendrán menos competencia en algunas materias para que sea el Estado la que las financie", ha indicado.

Montero explicó que el incremento del gasto en pensiones en 2019 se debe, entre otros factores, a la subida que han experimentado estas en un 1,6% con carácter general y en un 3% en el caso de las mínimas y no contributivas.

Además, recuerda que la base reguladora de la pensión de viudedad para personas sin otros ingresos ha subido este año desde el 56% al 60%, lo que implica un aumento de la pensión cercano al 7%.

La ministra subrayó además que durante el primer trimestre del año, en concreto en la nómina de febrero, los pensionistas cobrarán la paga compensatoria por la desviación de precios en 2018 respecto a lo que subieron sus pensiones a principios de año (1,6% con carácter general y 3% en el caso de las mínimas y no contributivas).

Para calcular este paga, el Gobierno utilizará en esta ocasión el promedio del IPC entre noviembre de 2018 y diciembre de 2017 (el 1,7%), por lo que habrá que compensarles por la décima de desviación sobre el 1,6%, lo que tendrá un coste de unos 256 millones de euros para las arcas públicas.

Asimismo, el Gobierno elevó ayer en dos décimas la tasa de paro prevista para este año, hasta el 14%, como consecuencia de un menor crecimiento económico derivado de la contención en una décima del consumo privado y de la aportación negativa, también de una décima, del saldo exterior.

Así lo anunció ayer la ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, en la conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros en el que actualizó el cuadro macroeconómico con el que trabaja el Gobierno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook