01 de diciembre de 2017
01.12.2017
Transacción en el sector alimentario

Pescanova y la familia Valcarce venden la subsidiaria Hasenosa a un grupo irlandés

-La nueva dueña, cotizada en Bolsa, mantendrá sin cambios la plantilla de 70 personas - La fabricación de harinas especiales no es un negocio estratégico para la multinacional

01.12.2017 | 02:23
Hasenosa en Porriño. // José Lores

El idilio entre Pescanova y Harinas y Sémolas del Noroeste (Hasenosa) ha terminado. La multinacional pesquera y la familia Valcarce se han desprendido del 100% del capital de la sociedad, líder nacional en la fabricación de harinas especiales para la industria alimentaria. Fue la única subsidiria que no entró en concurso de acreedores tras una intensa negociación entre los fundadores (que asumieron la gestión), la banca acreedora y la administración concursal (Deloitte). Según pudo constatar FARO en fuentes conocedoras de la negociación la nueva propietaria es una compañía cotizada irlandesa, de la que no ha trascendido su objeto social o denominación. El acuerdo fue comunicado ya a la plantilla, compuesta por 70 personas, y que continuará "sin cambios" en las instalaciones de Porriño. Los dos accionistas compartían el 50% del capital.

Los orígenes de Hasenosa se remontan a 1978. La empresa fue siempre de la mano de Pescanova, que hace casi 40 años decidía dejar de contar con los servicios de la Panificadora de Vigo, aunque después la filial diversificó ampliamente su cartera de clientes. Con la desinversión del grupo que preside Jacobo González-Robatto, cuya intención de desprenderse de la empresa avanzó FARO en exclusiva (ver edición del 19 de agosto), Pescanova consuma la primera venta de una filial en España. Antes se deshizo de Austral Fisheries (Australia), se apartó de Acuinova Actividades Piscícolas (Portugal), vendió Lafonia Sea Foods (Malvinas) y se quedó sin Pesca Chile.

Eso sí, Hasenosa nunca estuvo sometida al rigor de la integración vertical de la pesquera: tiene convenio colectivo propio, no está dentro de Pescanova España (junto con Insuiña y Novapesca Trading) y dirección independiente de Chapela, con Ignacio Valcarce de Ponte como presidente. De hecho el empresario había convocado una junta extraordinaria para el 22 de agosto -no se celebró- para analizar "la oferta recibida". Entonces fuentes próximas al empresario indicaron a este periódico que la intención de la familia era de hacerse con toda la propiedad. Pero un grupo irlandés ha frustrado definitivamente esa opción.

Nueva Pescanova consideraba no estratégica su participación en esta subsidiaria, ya que está centrada en el cumplimiento de su plan estratégico Todos a una 2016-2020, con las actividades extractiva, acuícola y comercializadora como columnas vertebrales de su negocio. Este año será rentable por primera vez desde, al menos, 2009. Harinas y Sémolas del Noroeste factura más de 17 millones de euros y, al contrario que su ya antigua matriz, solo estuvo en pérdidas en 2014. La actividad e innovación de Hasenosa permitió a Pescanova convertirse en primera pesquera en ofrecer productos sin gluten. Las instalaciones que ocupa a día de hoy se inauguraron el 11 de octubre de 1985.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook