18 de julio de 2017
18.07.2017

La nueva norma fijará una semana de reflexión tras la firma y limitará los productos vinculados

18.07.2017 | 01:18

El Gobierno está en plena elaboración de la nueva ley de crédito inmobiliario, pero en los últimos meses distintos representantes del Ejecutivo han dado pistas sobre cómo será esa nueva normativa, con un articulado más favorable a los consumidores para evitar que se repitan casos como el de las cláusulas suelo. De ahí que el ministro de Economía, Luis de Guindos, detallase ayer que la ley impondrá una mayor transparencia a las entidades y que reducirá al mínimo los costes de pasar una hipoteca de tipo variable a fijo o de divisa extranjera al euro.

Entre otros aspectos de la norma que se han conocido en los últimos meses está también que los consumidores tendrán siete días en los que podrán retractarse del contrato hipotecario una vez firmado, lo que se ha bautizado como "periodo de reflexión". Esta medida busca que el cliente pueda evaluar y reposar las posibles implicaciones de firmar el crédito y no tomar decisiones precipitadas. El Gobierno también quiere limitar una práctica muy extendida en las entidades financieras como las compras vinculadas. Los bancos no podrán supeditar la concesión de la hipoteca a que se contrate otro producto financiero, como ahora ocurre ahora. Sí permitirá las ventas combinadas: el préstamo se podrá ofrecer por separado o dentro de un paquete acompañado de otros productos.

La nueva norma pretende facilitar además la amortización anticipada del préstamo, por lo que el Gobierno mejorará la ley para que los consumidores que quieran cancelar la hipoteca no tengan que asumir penalizaciones como ahora.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine