El seguimiento de los paros convocados ayer en la planta de Vigo de la multacional automovilística británica GKN Driveline en protesta por "un convenio colectivo justo" fue "masivo", según indicaron fuentes sindicales. Los paros fueron de dos horas por cada turno de trabajo. La empresa presentó una nueva oferta de convenio pendiente de estudio.