31 de marzo de 2017
31.03.2017
NUEVA DIRECCIÓN AL FRENTE DE CEAGA

Lloves urge a tomar decisiones "ahora" para competir con los países "low-cost"

► Juan Lloves, nuevo presidente de Ceaga, llama a una reacción coordinada de empresas y agentes sociales ► Feijóo insta a invertir "en Galicia" y ofrece facilidades para implantarse, formación e I+D

31.03.2017 | 02:04

"O hacemos los deberes ahora o esto no lo va a parar nadie". Sin hacer mención explícita a Portugal o Marruecos, el nuevo presidente de la Fundación Clúster de Empresas de Automoción de Galicia (Ceaga), Juan Antonio Lloves, reconoció ayer su preocupación por las "áreas industriales de bajo coste", tanto las que "se ven por la ventana como las que están a mil o siete mil kilómetros": "Nos afectan todas", afirmó. Lloves, que tomó el relevo de Luciano Martínez al frente del clúster, emplazó a una reacción conjunta de los empresarios, las instituciones y los agentes sindicales para contrarrestar la competencia low-cost. El presidente de la Xunta, que cerró la asamblea general de Ceaga, instó a conseguir "nuevas inversiones" para la comarca de Vigo, donde está el "núcleo" del sector; anunció un plan de formación específica para la automoción y recordó las facilidades que ofrece ahora el Gobierno gallego en materia de suelo, innovación e implantación industrial con la futura ley.

En su discurso ante los representantes de los 114 socios de Ceaga, el nuevo presidente del clúster aseguró que es momento de tomar decisiones y que "toda decisión tiene un coste". Lloves, director general de GKN Driveline Vigo, aseguró que la automoción es el sector "más eficaz a nivel mundial en mover recursos humanos y materiales desde un punto a otro del mundo", por lo que está "muy expuesto" a una competencia global. Y avisó de que los países low-cost empiezan compitiendo en "costes de mano de obra e implantación", pero que inmediatamente se centran en "maximizar la cualificación de su mano de obra" y en mejorar "su innovación", a la vez que absorben la mayor parte de las inversiones de las multinacionales, lo que obliga a una reacción inmediata. "Tienen acceso ilimitado a la información y a la tecnología; lo que a nosotros nos llevó cincuenta años a ellos les llevará dos, así de simple", apuntó.

Proyectos

Sobre sus planes al frente del clúster, el director de GKN-Vigo afirmó que seguirá con la implantación del nuevo plan estratégico del sector, el P3CA-2025 (compuesto por más de una treintena de proyectos), y centró su atención en tres conceptos: industria 4.0, vehículo eléctrico y cooperación institucional. Lloves destacó las posibilidades que ofrece la cuarta revolución industrial y la importancia de explicar bien en qué consiste, aseguró que el vehículo eléctrico "ha llegado para quedarse" y que hay "oportunidades" de negocio en los componentes eléctricos para las empresas gallegas, más allá de Tesla, el coche autónomo o las baterías, y apeló a la necesaria colaboración con las administraciones.

El director del polo industrial ibérico y del centro de Vigo del Grupo PSA, Frédéric Puech, trasladó un mensaje de optimismo al sector. "Estamos en muy buena situación para competir y garantizar la continuidad del sector en Galicia", afirmó, tras recordar los nuevos lanzamientos de los proyectos K9 y V20. Puech añadió que a esto hay que sumar las "oportunidades" que se sumarán con la compra de Opel, y animó a los proveedores a ser excelentes y a no tener miedo a la competencia: "Nos hace más fuertes".

Feijóo, que acudió a la asamblea con el conselleiro de Economía, Emprego e Industria, afirmó que "es necesario" consolidar "las empresas que tenemos en Galicia" y "conseguir nuevas inversiones que complementen la cadena de valor del área de Vigo", y expuso a las 114 firmas agrupadas en Ceaga las facilidades que ha puesto -o pondrá- a disposición del sector la Xunta. Primero, un plan de formación específico para los trabajadores, con el cual la Xunta asumirá parte del salario del personal durante la formación si hay un compromiso de contratación posterior por parte de las industrias; segundo, las ayudas en materia de innovación a través de las unidades mixtas, el programa Innterconecta, etc.; tercero, las facilidades para adquirir o alquilar parcelas en Galicia, con un precio medio para más de 2 millones de metros cuadrados de 1,5 euros y soluciones como el derecho de superficie; y cuarto, con la nueva ley de implantación industrial que simplificará los trámites burocráticos para alentar las nuevas inversiones.

El presidente de la Xunta recalcó que todas estas medidas cumplirán con las directivas europeas, y avisó, en alusión a Portugal aunque sin citarlo, que "si en algunos sitios no se cumplen significa que puede haber un pleito a medio y largo plazo". Por último, recordó a los empresarios que en materia de incentivos fiscales, los municipios también tienen mucho que decir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook