27 de febrero de 2017
27.02.2017

Pescanova pide presupuesto a Armón Vigo, Freire y Nodosa para renovar ocho buques

La pesquera quiere incorporar sendos barcos para Namibia y Mozambique el año que viene -Serán los primeros que encarga desde el "Sil", en 1987

27.02.2017 | 01:33

De los 125 millones de euros que lleva aparejado el plan estratégico Todos a una 2016-2020 de Nueva Pescanova 42,5 serán para la renovación parcial de la flota pesquera. Los 72 barcos del grupo tienen una edad media superior a 30 años, pero solo habrá dinero para activos de Namibia y Mozambique. La compañía que dirige Ignacio González ha solicitado ya presupuesto a al menos tres astilleros gallegos por camaroneros y arrastreros de pequeña y gran capacidad para ambos países, según ha podido saber FARO. Entre los seleccionados están Construcciones Navales P. Freire, Nodosa y Armón Vigo. El objetivo es incorporar dos barcos el año próximo (para Mozambique y Namibia), cuatro en 2019 y dos más en 2020.

Estos encargos llegarán treinta años después de la última botadura organizada por Pescanova. Desde el Sil, estrenado en 1987, la cartera de pedidos de pesqueros de la primera firma del sector en España no había escrito una línea. El arrastrero, de 78,5 metros de eslora, se construyó en Construcciones Navales Santodomingo y costó 1.325 millones de pesetas. Fue uno de los cuatro barcos fantasma del grupo (con el New Polar, Antartic Bay y Betanzos). Faenaban en Malvinas en subsidiarias no consolidadas (Lafonia y Antartic Fisheries) y a escondidas del mercado, ya que al operar con una filial en Argentina no podría trabajar simultáneamente en las Falkland. La administración concursal empezó a resolver el entuerto tras la salida de Manuel Fernández de Sousa y el Sil (con Lafonia) pertenece ahora a Frigoríficos del Morrazo.

Pero los últimos buques encargados por la pesquera fueron, en 2012, dos patrulleras clase Rodman-55 que costaron 3,432 millones de euros para labores de vigilancia en Mozambique. En este país el grupo captura entre 2.000 y 3.000 toneladas de langostino salvaje con sus 32 barcos. Son embarcaciones pequeñas (en una marea un tangonero faena esa cantidad por sí solo en Argentina), de entre 20 y 35 metros de eslora. Uno de los barcos con los que opera en este país es de 1965 (Chomapi Maru). En Namibia posee 14 buques de gran capacidad para la captura de merluza o rosada de más de 35 metros de eslora. El más moderno, el Kainab (antes Congasa) se construyó en Freire en 1985; el más viejo se hizo en Ascón, el Mar del Cabo, de 1966.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook