22 de febrero de 2017
22.02.2017

Una gallega debe cotizar diez años más que un varón para cobrar la pensión máxima

22.02.2017 | 02:22

La diferencia salarial entre hombres y mujeres, pese a reducirse levemente en los últimos años, es todavía muy pronunciada. Si en Galicia la retribución media anual en el caso de los hombres se situó en 2014 en los 22.505 euros, en el caso de las mujeres rozó los 17.800 euros, por lo que hay una diferencia de 4.700 euros al año. Es una de las conclusiones del Informe sobre desigualdade salarial por sexos en Galicia, elaborado por UGT y presentado ayer como motivo de la celebración, en la jornada de hoy, del Día internacional de la igualdad salarial entre hombres y mujeres. Pero además esa importante brecha salarial se traduce en que una mujer tendría que cotizar casi diez años más que un hombre para cobrar la pensión máxima.

El sindicato denunció que la brecha salarial es apenas un punto inferior a la registrada en 2010, del 21,8%. En 2011 y 2012 subió, hasta llegar al 24,2%, y desde entonces descendió hasta situarse en ese 20,9% de 2014. Este descenso de las diferencias salariales por género, sin embargo, no es la consecuencia de una mejora de las condiciones retributivas de las mujeres, "sino de las peores condiciones con las que acceden los hombres al mercado de trabajo". Los responsables de UGT en Galicia detallan que con la crisis se destruyeron empleos en sectores bien remunerados como la industria y la construcción (copados principalmente por hombres) mientras que en la actualidad esos profesionales se ven obligados a incorporarse a empleos "que no escapan de la precarización generalizada, impuesta e injusta de las condiciones de trabajo". La remuneración media por hora trabajada de las mujeres gallegas es también un 10% inferior a la que perciben los varones de la comunidad, que ingresan de media 10,63 euros por cada hora de actividad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook